DEPORTES EL DOPING POSITIVO EN RIVER

Los días mas difíciles

Gallardo admitió que se conmocionó por la noticia, pero que confia en el médico y en el plantel. El club hara su descargo el lunes y espera una sancion leve. La señal de la conmebol.

Gallardo admitió que se conmocionó por la noticia, pero que confía en el médico y en el plantel.
Gallardo admitió que se conmocionó por la noticia, pero que confía en el médico y en el plantel. Foto:telam

Nadie de River lo advirtió todavía, pero existe un antecedente que podría llevar algo de tranquilidad en estos días de conmoción. Hay que ir hasta el Tour de Francia de 2011, cuando el ciclista ruso Alexandr Kolobnev dio positivo de hidroclorotiazida, la Unión Ciclista Internacional (la FIFA del ciclismo) lo suspendió provisoriamente, pero luego fue absuelto por el TAS. Ese tribunal comprobó que la sustancia estaba en una medicación para tratar un problema vascular y que Kolobnev no buscaba mejorar el rendimiento deportivo.

La hidroclorotiazida, un nombre imposible destinado al copy paste, se convirtió esta semana en un fármaco diurético viralizado en redes sociales y del que todos hablaron sin saber muy bien por qué. Los casos de doping positivos de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada, más la conjetura aún no demostrada de que podría haber más, alteraron redes sociales, voltearon manuales de periodismo y movieron los cimientos del Monumental: ayer, de hecho, Marcelo Gallardo reconoció que vive el momento más difícil desde que es entrenador del equipo. “Esto es ajeno a algo que uno pueda manejar. Hemos vivido muchas situaciones buenas y malas en lo deportivo. Pasamos por situaciones difíciles que escapaban del juego mismo, pero estos casos te generan estupor, sorpresa e indignación porque conocemos nuestro proceder, por eso duele tanto. Pero tenemos la conciencia tranquila, todos estos años hemos actuado siempre de la misma forma”, dijo Gallardo en una conferencia de prensa que brindó junto a Pedro Hansing, el médico del plantel, quien aseguró que los dos casos se deberían a una “contaminación accidental”.

Hansing contó que después de las primeras medidas administrativas que tomó el club, como el pedido de las respectivas contrapruebas, la energía está en buscar la posible fuente de contaminación. “Culpable no me siento porque no hice nada diferente a lo que hice todo este tiempo –remarcó el médico–. Hace tres años que estoy en el cuerpo técnico de Marcelo Gallardo y hace 25 que trabajo en el club. Conocemos perfectamente los procedimientos porque no sólo involucra a un jugador, sino a uno mismo”.


Algo de tranquilidad. El fundamentalismo rosarinao por la salida de Javier Pinola de Central y la millonaria venta de Sebastián Driussi (ver aparte), más el fin de la lotería mediática para saber cuántos eran los jugadores involucrados, ayudó a descomprimir una situación que el jueves sacudía cada una de las esferas de River. Las llamadas y los whatsapps entre Núñez, la AFA y la Conmebol diseñaron una atmósfera que se condensaba en los pasillos del Monumental. Y que se precipitó, encima, el día en que el presidente del club, Rodolfo D’Onofrio, sufrió la muerte de su madre.

“Esto nos sorprendió y nos conmocionó a todos. Para nosotros es un problema, porque son dos jugadores importantes para la conformación de nuestro equipo, además de personas extraordinarias”, explicó Gallardo.

El club hará el lunes su descargo en la sede que Conmebol tiene en Asunción, la capital de Paraguay. Un dirigente de River le adelantó a PERFIL que esperan, sobre todo, comprensión. Algo que no resultaría inesperado: el jueves, mientras la noticia del supuesto doping masivo rebotaba por todo el continente, el organismo sudamericano autorizó, “excepcionalmente”, a que los clubes puedan incorporar para los octavos de la Libertadores seis refuerzos en lugar de tres, como sucede en cada edición. En el edificio de la AFA leyeron eso como una señal de ayuda. Algunos, incluso, le encontraron una explicación poco sutil: la mala relación entre Daniel Angelici (presidente de Boca y enemigo de D’Onofrio) y el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.


El fuego rosarino

Javier Pinola se convertirá en los próximos días en nuevo jugador de River, después de haberle anunciado a la dirigencia de Rosario Central su decisión de emigrar por medio de la cláusula de rescisión.

Enterados de la decisión del futbolista, hinchas de Central dejaron amenazas en las paredes del colegio al que asisten los hijos del defensor en la que lo tildan de “traidor”.

La dirigencia del club rosarino repudió las amenazas, pero más tarde, el presidente Raúl Broglia subió la apuesta: “A mí me molesta la gente que habla de honestidad y después no actúa honestamente. Es la tercera vez que D’Onofrio actúa así, nos pasó con Larrondo, Salazar y ahora con Pinola”, expresó el dirigente en ESPN. Y agregó: “D’Onofrio dice siempre que hay que poner una bomba en la AFA. Bueno, si quiere poner una bomba, que lo quemen a él también”.