DEPORTES UNA NOVELA RUSA

Mancini y los argentinos, una historia de amor-odio

El entrenador tuvo enfrentamientos violentos con Verón, Tevez y Burdisso, entre otros. Ahora en el zenit va a dirigir a cuatro jugadores locales. Y quiere más.

TEMPERAMENTAL. El DT italiano es vehemente. Respeta a los jugadores de nuestro país, pero los provoca. En Rusia pidió a Driussi, Mammana, Paredes y Kranevitter.
TEMPERAMENTAL. El DT italiano es vehemente. Respeta a los jugadores de nuestro país, pero los provoca. En Rusia pidió a Driussi, Mammana, Paredes y Kranevitter. Foto:cedoc

Roberto Mancini tiene una obsesión que explica el reciente desembarco de Sebastián Driussi, Leandro Paredes, Emanuel Mammana y Matías Kranevitter en Rusia. “Quiero un Zenit repleto de argentinos. Son fuertes, técnicos y muy completos. Lo supe cuando dirigí a Tevez”, dijo la semana pasada. Y mientras espera que se sumen a Emiliano Rigoni y Santiago Ascacibar, la nueva peña de futbolistas criollos en el país anfitrión del próximo Mundial ofrece las primeras funciones a cargo de su mentor: un italiano sanguíneo y temperamental, capaz de provocar, insultar e incluso llegar a las trompadas con sus dirigidos.

“Tiene una personalidad complicada. Incluso, una vez quiso pegarme. En un partido con el Piacenza, tiré un córner y me dijo que la próxima vez tratara de lanzar la pelota más alta. Me puse mal y lo increpé. Luego fui al vestuario y me estaba esperando. Se sacó la camisa y quería pelear como si fuésemos boxeadores”, relató Juan Sebastián Verón sobre su entrenador en el Inter.

En el club milanés, donde Mancio –así lo apodan– ganó tres títulos de la Serie A, tres Copas de Italia y dos Supercopas entre 2004 y 2008, también dirigió a Nicolás Burdisso. “A veces se ponía a jugar en las prácticas y se le salía la cadena. Te decía: ‘Sos un desastre, ¿quién te trajo a vos?’”, contó el ex Boca. Y recordó: “Una vez me expulsaron al final de un partido. Ganábamos 1 a 0 y en el último minuto, centro y nos empata el tipo al que tenía que marcar yo. Entró y me dijo: ‘Sos un pelotudo. Nos empataron por culpa tuya. Conmigo no jugás más’”.   

Para Mancini, Tevez es quien mejor encarna su modelo de futbolista argentino. Para Tevez, por el contrario, Mancini es un mal recuerdo. “Si viene, me voy de la Juventus”, dijo Carlitos una vez que este hombre de 53 años sonó como candidato a dirigir el club de Turín. La razón: reiteradas peleas que tuvieron en Manchester City.

En el entretiempo de un partido ante Newcastle, el delantero que hoy juega en China le reprochó un planteo táctico. El técnico le contestó con un insulto delante de todo el plantel: “Go fuck your mother”  (“andá a joder a tu mamá”). Tevez le quiso pegar, Mancini se puso en guardia y tuvieron que separarlos.

Uno de los que intercedió fue Pablo Zabaleta. “Cuando juega un 5 contra 5 contra nosotros, siempre se termina peleando con todos”, contó el lateral derecho cuando todavía el DT estaba en el City. Allí Mancini ganó la Premier League gracias a un recordado gol del Kun Agüero ante Queens Park Rangers que rompió una sequía de 44 años sin campeonatos para el club.

Más acá en el tiempo, en su segunda etapa en Inter, Mancini fue consultado en rueda de prensa por una declaración de Wanda Nara, esposa y manager de Icardi que se había pronunciado ante una oferta rechazada por la dirigencia. “Si Mauro vale entre 50 y 60 millones de euros, que le mejoren el contrato o nos vamos”. La respuesta del DT: “¿Si Icardi se puede ir? No sé. No miro TV. Sólo porno, a veces”.



Mariano Lopez Blasco