DEPORTES SUPERCLASICO

Mucho más que tres puntos

Además de la tensión que siempre genera, este Boca-River incide en la punta del torneo.

Goleadores. Benedetto y Driussi lideran la tabla, con 14 tantos.
Goleadores. Benedetto y Driussi lideran la tabla, con 14 tantos. Foto:fotobaires

Nuevamente Boca y River paralizarán al fútbol argentino en una nueva edición del superclásico, en la que hay en juego mucho más que los tres puntos: si el xeneize llegara a ganar daría un gran paso hacia la obtención del título, pero en caso de que la victoria sea para el millonario, quedará con un partido menos a sólo cuatro puntos de la punta, cuando todavía restan seis fechas para el final del campeonato.

Boca llega con algunas dudas en su funcionamiento tras el pálido empate sin goles con Estudiantes en la fecha anterior, pero con una considerable ventaja sobre sus perseguidores. “Pase lo que pase, vamos a seguir punteros. Lo más importante es que es el clásico, el partido que la gente y uno quiere ganar. Es el partido más lindo por jugar, es lo que debemos pensar y en eso tener la cabeza”, sostuvo Guillermo Barros Schelotto en la previa del encuentro.

Barros Schelotto, que hoy cumplirá cincuenta partidos como DT de Boca, repetirá la formación que utilizó la semana pasada en La Plata, pese a que durante la semana probó distintas variantes en el mediocampo, la zona en la que Boca carece de un recuperador de pelota natural, de un especialista, una función que sólo cumple el colombiano Wilmar Barrios.

Por su parte, River viene dulce tras asegurarse la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores de América. Pero tiene muy en claro que no le sirve otro resultado que no sea el triunfo. Por eso, el Muñeco Gallardo pondrá a sus mejores hombres en cancha, incluyendo al mediocampista Ignacio Fernández, que se recuperó de un desgarro que lo tuvo en duda durante toda la semana.

“Vamos a tratar de ganar en La Bombonera, porque es la chance fundamental que tenemos para acercarnos y poder pelear hasta el final”, afirmó Marcelo Gallardo, en la antesala de este nuevo superclásico que cuenta con todos los ingredientes necesarios como para no defraudar futbolísticamente.

Durante la semana Gallardo resolvió su principal preocupación: la recuperación de Nacho Fernández. El volante se desgarró en Guayaquil ante Emelec por Libertadores hace dos semanas y desde entonces estuvo en duda para el trascendental cruce de hoy en la Bombonera, pero se recuperó en tiempo récord.



R.P.