DEPORTES COREA DEL SUR

Mundial sub-20: momento clave de un ciclo turbio

A diez años del último título ganado (Canadá 2007), la Selección Argentina Sub-20 sueña con otra vuelta olímpica en el Mundial de Corea del Sur, en el que en la madrugada de hoy enfrentaba a Inglaterra.

Deuda pendiente. Hace diez años que el Juvenil no logra un título. El último fue en Canadá 2007.
Deuda pendiente. Hace diez años que el Juvenil no logra un título. El último fue en Canadá 2007. Foto:fotobaires

A diez años del último título ganado (Canadá 2007), la Selección Argentina Sub-20 sueña con otra vuelta olímpica en el Mundial de Corea del Sur, en el que en la madrugada de hoy enfrentaba a Inglaterra. Pero más allá de cómo le vaya, lo cierto es que desde la desprolija designación de Claudio Ubeda como entrenador por el entonces titular de la Comisión Regularizadora de la AFA, Armando Pérez, da la sensación que estamos en presencia de un proyecto sin proyecto.

A pesar de haber resultado elegido, el ex jugador de Racing no figuraba entre los 44 nombres que fueron preseleccionados para las selecciones juveniles. Todo eso no hizo más que ratificar, una vez más, la falta de compromiso y políticas serias por parte de las autoridades.

Apenas fue confirmado, el ex defensor se puso a trabajar contra la negativa de algunos clubes que pusieron el grito en el cielo por tener que ceder a sus figuras en plena etapa de definiciones del torneo local. “Revisen el reglamento, el único que puede decir que no es el futbolista. La Selección es por invitación, el club no puede decir que no, y si no lo dejan, no puede jugar hasta que termine la competencia”, explica César Luis Menotti, y aunque no se anima a arrojar ningún pálpito sobre cómo le irá a los pibes en este nuevo torneo, su postura es clara y contundente: “Llegaron al Mundial juvenil colgados de un avión, en un contexto en el que nadie entiende nada”.

El ex defensor Adrián Domenech, actualmente a cargo de las divisiones inferiores de River, tampoco oculta su preocupación y fastidio ante la falta de un plan de trabajo serio en las selecciones juveniles. “Las divisiones juveniles están nulas de proyectos. No por la gente que pasó o por la que está, sino porque justamente sigue sin haber proyecto. Se eligieron a los amigos. A Micó lo eligieron con parte de mi proyecto, por la amistad entre los que estaban en la Junta Normalizadora y él. Eso es un menjunje, no un proyecto. Los jugadores categoría ‘97 nunca jugaron un Sub-15 o un Sub-17, entonces todos los jugadores de la ‘96, como Driussi y Mammana, quedan ahí. O como Dybala que no pasó por la Selección juvenil”, detalla.


La generación del recambio. Más allá de las desprolijidades extrafutbolísticas, en el equipo del Sifón hay jugadores con mucho rodaje en Primera División, como su capitán Santiago Ascacíbar, de Estudiantes de La Plata, y Lautaro Martínez, de Racing. También hay otros que la están rompiendo en el fútbol europeo, como Santiago Colombatto y Ezequiel Ponce.

“Si Lautaro Martínez logra afianzarse en Primera, sería un posible recambio para el futuro inmediato, como también Dybala, Simeone y Correa, que a pesar de ser más grandes son los que supuestamente deberían ser el reemplazo de Higuain y Agüero después del Mundial de Rusia. Salvo casos aislados, el resto de los que participarán de este torneo tendrían que mirar recién el Mundial de Qatar 2022”, finaliza Domenech.

La última palabra la tendrá Jorge Sampaoli, que le gusta trabajar con proyectos integrales. Algo que le está haciendo mucha falta al fútbol argentino.



Luis Rodríguez