DEPORTES EN ITALIA


Ni con la bendición del Papa

San Lorenzo perdió contra la Roma un amistoso a beneficio en el estadio olímpico.

gesto. El partido se disputó en apoyo a las víctimas del terremoto que hace diez días sacudió las ciudades de Perugia, Ascoli y Teramo.
gesto. El partido se disputó en apoyo a las víctimas del terremoto que hace diez días sacudió las ciudades de Perugia, Ascoli y Teramo.
Foto:cedoc
San Lorenzo perdió 2-1 frente a la Roma en un partido amistoso por la paz que los dos equipos jugaron en el estadio Olímpico de la capital italiana. El argentino Juan Manuel Iturbe y el senegalés Keba marcaron los goles del equipo italiano, mientras que Fernando Belluschi había igualado transitoriamente para San Lorenzo. El encuentro formó parte de los festejos por el Día de la Familia. Los planteles de San Lorenzo y Roma habían sido recibidos el viernes en el Vaticano por el papa Francisco, reconocido hincha del Ciclón.

El partido, que se jugó en el mismo escenario en el que el seleccionado argentino perdió la final del Mundial del 90 ante Alemania, fue parejo en el primer tiempo y recién se inclinó en favor del local en la segunda parte, cuando varios de los titulares habían sido reemplazados.
Pasó poco y nada en el primer tiempo. Roma imponía condiciones con un juego fluido pero sin llevar demasiado peligro para Torrico, mientras que San Lorenzo apenas inquietó con remates de media distancia.

Para la segunda parte, en el Ciclón ingresaron el arquero Nicolás Navarro, Martín Cauteruccio, Ezequiel Avila y Brian Mieres. Y con el correr de los minutos tuvieron su chance Gabriel Esparza, Juan Mercier y Rodrigo De Ciancio. A los dos minutos avisó San Lorenzo con un remate de Cauteruccio después de una buena maniobra individual, pero cinco más tarde se puso en ventaja la Roma.

A los 12 Belluschi tomó la pelota de frente al arco y de zurda, su pierna menos hábil, ubicó la pelota junto al palo derecho. Pero le duró poco la alegría por el empate. A los 25 selló la victoria el local: Francesco Totti inventó un pase mágico y Keba sólo tuvo que empujar el gol.

R.P.