DEPORTES GERARDO MARTINO

Otro técnico divorciado de los hinchas

Con Messi lesionado, la selección pierde un líder dentro de la cancha. Lo grave es que el tata no termina de entrar en la gente; Y asi, tampoco hay un líder afuera. No es el primero.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El puntaje lo pusieron los que fueron a la cancha: silbidos. Después de noventa minutos lamentables, la Selección argentina se retiró con una derrota ante Ecuador y con la reprobación del público. Y si los abucheos no tuvieron más intensidad, fue porque el Monumental no estaba repleto. Así, bajo protesta, se retiró el equipo. Así, sin respuestas, se retiró el Tata Martino.
Más allá de la derrota, del papelón, de aquella racha de veintidós años sin perder en el Monumental que se cortó el jueves y de los silbidos que se ensañaron hasta con los suplentes, hay un aspecto para tener en cuenta: el técnico todavía no entró en los hinchas. El divorcio entre la gente y el entrenador de la Selección nacional es un tema que prácticamente se volvió recurrente. Desde la era Pekerman que un DT no goza de la aceptación incondicional de la tribuna. Y Martino, hasta ahora, respeta esa tendencia.

Hay algunas estadísticas que tal vez ayuden a entender por qué el Tata todavía no logró la simpatía de los hinchas de la Selección. En la Argentina sólo tuvo un paso efímero por Colón y salió campeón con Newell’s. No se sentó en el banco de Boca, ni en el de River, ni en ninguno de los otros grandes. Es, para la gran mayoría, un técnico lejano. Un técnico de tierras remotas. Las mejores campañas las hizo en Paraguay: sacó campeón a Libertad y a Cerro Porteño, y llegó a cuartos de final de Sudáfrica 2010 con la Selección.
La temporada de Martino en el Barcelona, Messi mediante, pudo haber sido un punto de encuentro con los hinchas argentinos. No pudo ser. El Tata no logró aprovechar el envión de esa máquina que había ganado todo con Pep Guardiola y renunció antes de cumplir un año de contrato. El salto a la selección nacional, entonces, pudo haber sido el comienzo de una bella amistad. Pero ni haber llegado a la final de la Copa América de Chile derivó en empatía.

Por ahora, Martino está lejos de lograr identificación con la gente. Lo que más ganó fue indiferencia. Como sus antecesores: Alfio Basile, Diego Maradona y Sergio Batista. El caso Maradona es atípico, como todo en su vida: si los hinchas le tuvieron paciencia fue por su etapa como jugador. Por eso, hace cerca de diez años que el técnico que se pone el buzo de la Selección no logra levantar temperatura en las tribunas. Se resignan a la tibieza.

El primer partido de una eliminatoria representa un punto de partida. El del jueves lo fue. Para el equipo, con Rusia 2018 como objetivo, y para Martino, que tenía la chance de levantar el brazo y recibir aplausos en pleno Monumental. Pero Ecuador no lo permitió. Después del papelón, cuando los jugadores ya habían desfilado cabizbajos, el Tata se sinceró: “Hicimos todo mal”. El martes juega la segunda fecha en Paraguay, contra el equipo de Ramón, que viene de ganarle a Venezuela. Sin Messi y sin Agüero. Pero la auténtica revancha será en el próximo partido de local. Cuando el Tata asuma el desafío de romper con la frialdad que todavía lo mantiene distante de los hinchas.

El técnico del pueblo todavía no entró.

 

Entrenamiento, preocupación y posibles cambios para el martes

Los integrantes de la Selección que el jueves jugaron en el Monumental realizaron ayer tareas regenerativas en el predio de la AFA en Ezeiza, mientras que los que no actuaron realizaron fútbol en espacios reducidos con jugadores del seleccionado Sub-17 como sparrings.Argentina volverá a practicar hoy desde las 17, en Ezeiza y a puertas cerradas, en una sesión donde el Tata Martino podría comenzar a tomar decisiones en relación con los probables titulares que el martes jugarán contra Paraguay. Para ese encuentro, el entrenador argentino seguramente realizará modificaciones.

Carlos Tevez, que el jueves ingresó en lugar de Sergio Agüero cuando se lesionó, sería el que corre con ventaja para ocupar la posición del Kun. Los marcadores de punta Facundo Roncaglia y Emmanuel Mas podrían integrar también la lista de jugadores con chances de abandonar la formación inicial, tras la preocupante actuación ante Ecuador, que acabó con un invicto de 22 años como local en el Monumental en competiciones oficiales. Uno que podría estar desde el inicio, entonces, sería Pablo Zabaleta.
Otro de los que se podrían perder la segunda jurnada de Eliminatorias  es Lucas Biglia, que ayer no trabajó junto al plantel y cuya evolución seguirán con atención desde el cuerpo técnico. En esa posición no hay mucho recambio. A menos que Martino recurra a un delantero para que juegue más retrasado, como en algún momento hizo Sabella con el Pocho Lavezzi, el cambio natural sería el ingreso del volante de River Matías Kranevitter.



Claudio Gómez