DEPORTES EUROCOPA


Paris fue una fiesta con miedo de fondo

Ayer arranco el torneo de selecciones de europa, bajo un gran operativo de seguridad. en el debut, Francia le gano 2-1 a rumania sobre la hora.

PERFIL COMPLETO

Apesar de las huelgas y las fuertes medidas de seguridad por el temor a atentados, la Eurocopa arrancó ayer con una ceremonia festiva en el Stade de France, en Paris, donde miles de hinchas vibraron con el partido inaugural en el que la selección anfitriona le ganó 2 a 1 a Rumania sobre la hora, con un golazo de Payet.
Sobre un jardín “a la francesa” como el del Palacio de Versalles, recreado en el campo, la fiesta contó con bailarinas danzando al ritmo de varias canciones icónicas, como La Vie en Rose, y con el DJ francés David Guetta haciendo sonar el himno oficial del torneo (“This one’s for you”, interpretado por la sueca Zara Larsson). Tras la actuación de Guetta, las tribunas llenas del estadio (80.000 espectadores) se convirtieron en un gigantesco mosaico, con las banderas de los equipos participantes y una Torre Eiffel de grandes dimensiones.
“La Eurocopa será una fiesta del fútbol, pero también una fiesta de la idea de Europa, que va mucho más allá de las fronteras”, aseguró poco antes del partido el presidente francés, François Hollande, dándole sentido a esa pantalla viva que se había formado en las gradas, con los colores y distintivos nacionales de cada uno de los 24 equipos que harán de esta edición, al menos en formato, la más parecida a un Mundial: como se amplió el número de participantes, este año habrá fase de grupos y, luego, octavos de final.  
Una patrulla de la aviación francesa sobrevoló el cielo dejando un rastro con los colores azul, blanco y rojo, cuando los equipos entraron en el terreno, y durante la interpretación de los himnos, La Marsellesa resonó en todo el estadio cantada por los aficionados.
El Stade de France, en cuyas inmediaciones se produjo el ataque de unos de los comandos yihadistas que atentaron en París el 13 de noviembre, recuperó su imagen habitual, pese a que la atmósfera todavía seguía densa, debido a las protestas sociales de los últimos días y al siempre latente miedo a nuevos atentados.
De todas formas, nada malo pasó y los franceses pudieron festejar, aunque debieron esperar hasta el último minuto de un partido que resultó mucho más difícil de lo esperado: Rumania  tuvo las más claras en el comienzo de cada tiempo, con remates del siempre activo Stancu, que derivó en excelentes tapas de Hugo Lloris, clave para que el local pudiera resguardar su arco.
El delantero Olivier Girud adelantó a los anfitriones con un remate de cabeza facilitado por un error garrafal del arquero Ciprian Tatarusanu, pero los rumanos se repusieron y forzaron el empate con un penal transformado por Stancu.
Pero cuando todo parecía encaminado al empate, Dimitri Payet, el hombre más desequilibrante del combinado bleu, sacó un zurdazo letal que se coló en el ángulo del arco rumano. Golazo y primer triunfo para los anfitriones.
Ahora, el equipo de Didier Deschamps, el capitán del mítico equipo que levantó la Copa del Mundo en 1998 y la Eurocopa dos años después, tendrá que esperar su segunda presentación ante la debutante Albania, un insólito equipo armado por su técnico a través de búsquedas por internet.

Agustin Colombo