DEPORTES CON EL ULTIMO SUSPIRO

Pegó Cámpora y Racing tuvo su regalo de pascua

PERFIL COMPLETO

En la paridad del fútbol actual los partidos la diferencia puede venir por dos caminos distintos: las individualidades o una pelota parada. Y el desarrollo del aburrídisimo choque entre Estudiantes y Racing no fue la excepción porque cuando se moría el partido apareció Javier Cámpora para darle los tres puntos a una Academia que terminó de hundir a un Pincha que es último en el torneo Inicial y que sigue sin ganar en el torneo. 

El amanecer del partido mostró dos esquemas muy distintos pero igual de ineficaces a la hora de generar volumen. El local mostró la soledad del colombiano Duvan Zapata acompañado tibiamente por los volantes externos y absorvido por la buena labor de los tres centrales visitantes (Migliónico, Ortiz y Cahais). Por su parte, Zubeldía armó un equipo con un delantero (Vietto) y dos ‘enganches’ como Camoranesi y Fariña para que sean los encargados de ponerle el pase que rompa el esquema defensivo de los de Cagna.

La mitad de la cancha no era una zona de paso sino una de batalla, por la que los obstáculos le ganaban a las ideas. En Racing el buen pie de Bolatti no era el primer pase que clarificaba la concepción del juego y en Estudiantes lo de Román Martínez lejos estuvo de ser aquel que supo ser uno de los mejores volantes del fútbol argentino. Y en ese río revuelto el que perdió fue el buen juego.

El complemento mostró a un Estudiantes desesperado por encontrar su primer triunfo en el campeonato y que intentó acorralar a Racing con más ganas que fútbol. Y se pudo haber puesto en ventaja de no haber sido porque Sebastián Saja mostró en dos minutos porque cada día es más indispensable en este Racing. A los 24 respondió bien ante un remate de Zapata y sesenta segundos más tarde mandó al corner un disparo violentísimo de Jara.

Los ingresos de Villar y Cámpora en uno y de Gastón Fernández en el otro denotaron las necesidades ofensivas de ambos equipos. Y fue el delantero de Racing el que terminó teniendo la llave del partido. El reloj marcaba el minuto 43 y Cámpora aprovechó una bola muerta en el área para delirio académico y para ¿terminar con el ciclo Cagna?



Javier Lanza