DEPORTES FOOTBALL LEAKS

Prat-Gay importa hasta denuncias

Una investigación involucra al hermano del ministro de Hacienda, a un representante cercano a Massa y a jugadores de la selección.

Caras. Jorge Prat-Gay, director de la empresa que representa a Agüero.
Caras. Jorge Prat-Gay, director de la empresa que representa a Agüero. Foto:Cedoc Perfil

Es como cuando le abrís el Facebook a un amigo. O accedés al WhatsApp. Te vas a enterar de todo: desde situaciones obvias y previsibles hasta secretos que rozan lo insólito. Con los Football Leaks pasa eso. La investigación que esta semana publicó la revista alemana Der Spiegel revela las cláusulas reservadas de los contratos de los jugadores más cotizados del planeta. Es una manera de asomarse a una trama turbia y enroscada. Hay paraísos fiscales, desvíos de fondos, evasión de impuestos, acuerdos con sponsors y hasta exigencias dignas de divas del espectáculo. Y cada operación tiene un nombre propio: entre los jugadores, aparecen mencionados Gonzalo Higuain, Sergio Agüero, Angel Di María y Javier Pastore, y entre los representantes, Hernán Berman, Eugenio López, Marcelo Simonian, Jorge Cyterszpiler y Jorge Prat-Gay, hermano de Alfonso, ministro de Hacienda y Finanzas Públicas. Los medios europeos ya hablan del “cártel de agentes argentinos”.

Los 18 millones de documentos de esta investigación, que tomó el modelo de los Panama Papers, revelan operaciones que ya son clásicas: los que se encargan de manejar el dinero de las estrellas toman los fondos que provienen de contratos con sponsors, campañas publicitarias o derechos de imagen y los desvían a sociedades registradas en paraísos fiscales con el único objetivo de pagar menos impuestos.

En el caso de los Football Leaks, las sociedades fantasmas están asentadas en Irlanda, Suiza, islas Vírgenes, Panamá y Uruguay. La evasión es millonaria. Las cifras que se manejan asombran: sólo a Cristiano Ronaldo se lo acusa de haber evitado el pago de 150 millones de euros, y José Mourinho, entrenador del Manchester United, habría “disimulado 12 millones de euros al fisco”.

Brother. Jorge Prat-Gay hizo la primaria y la secundaria en el Colegio Cardenal Newman, y se recibió de abogado en la Universidad de Belgrano. Sus ídolos son Michael Jordan y Tiger Woods. Dice, también, que admira a Nelson Mandela y Bob Marley. El primer acercamiento al negocio deportivo lo tuvo durante los cinco años que trabajó en Ellerstina SA, una firma que tiene como actividad principal la cría de ganado equino. Cursó además un postgrado en Derecho deportivo, pero la verdadera maestría la hizo durante los quince años que trabajó en IMG, la megaempresa internacional líder en representación de deportistas que en 2012 decidió retirarse del mercado futbolístico.

Allí Prat-Gay conoció cada recoveco del negocio del fútbol, hasta que decidió encarar su propio emprendimiento: desde hace cinco años es el presidente del directorio de Eleven, una empresa de representación de jugadores. Si bien Prat-Gay no está inscripto como agente FIFA –de hecho, desde adentro de Eleven aseguran que él nunca se encarga de tratar con los jugadores–, sí es el máximo responsable de una firma en la que trabaja una decena de personas y que tiene a algunos de los futbolistas mejor pagos del mundo, como Sergio Agüero.

Eleven representa también a los dos hermanos del Kun: Gastón Del Castillo, que juega en el Cádiz, y Mauricio del Castillo, en Deportivo Morón, además de Augusto Fernández (Atlético de Madrid), Leroy Sane (Manchester City) y Emanuel Mammana (Lyon). “Nunca tuvimos un problema con nadie. La empresa jamás compró un jugador ni estuvo en nada raro”, se defiende ante PERFIL uno de los miembros de Eleven, que pide no ser nombrado.   

Massa. Los Football Leaks no sólo salpican a familiares de funcionarios del Gobierno de Cambiemos. Otro de los argentinos mencionados es Hernán Berman, una de las personas de extrema confianza de Sergio Massa. Berman es el hombre que Massa puso en su club, Tigre, cuando se volcó de lleno a la política.

A pesar de no integrar la comisión directiva, Berman toma decisiones sobre fútbol, una responsabilidad que evidencia un claro conflicto de intereses: Pedro Troglio, un técnico al que representa, llegó al banco del Matador. Y no fue la única incorporación del amigo de Massa: Ramón Mierez y Sebastián Rincón son parte del staff de su agencia.