DEPORTES SIN PLAN B


Presos del rey Messi

Argentina es peligrosamente dependiente del rosarino. Si bien es irremplazable en lo individual, cuando el no esta no hay equipo. esta en duda para mañana.

PERFIL COMPLETO


Foto:AFP

Se acerca y se aleja. Para algunos llega a jugar contra Chile, para otros no. Hay que arriesgarlo. Hay que cuidarlo. La espalda de Lionel Messi se convirtió, luego del amistoso contra Honduras en San Juan, en casi un tema de Estado para los argentinos, y en la principal preocupación para Gerardo Martino. No es exageración: desde la caída en el suelo sanjuanino y su posterior cambio por el dolor, el rosarino fue acompañado y monitoreado por el médico de la Selección. Marcelo D’Andrea, incluso, el masajista del equipo, lo acompañó durante su viaje relámpago a España.   
Para Martino, como para todos, la presencia de Messi  le brinda más posibilidades de victoria. Lo tienen bien estudiado: en lo que va de su gestión, el entrenador obtuvo, con el crack del Barcelona en cancha, el 75% de los puntos disputados. Sin él, apenas el 41%. Un dato que hace entender todo el trabajo que le está dedicando el cuerpo médico en la zona dolorida.
“Estamos preparados para jugar sin Messi”, dijo esta semana Augusto Fernández, uno de los jugadores que estará en el mediocampo de la Selección. “Es lógico que siendo el mejor jugador del mundo todos queremos que esté. Pero la decisión será la mejor para él y sobre todo para su salud. Lo necesitamos bien”, agregó.
Messi tuvo con la Selección, a pesar de que algunos todavía lo duden, una incondicionalidad difícil de igualar. Desde que debutó con esa camiseta, en aquel amistoso fallido contra Hungría en 2005, hasta estos días, Leo se perdió sólo 22 encuentros de los 130 oficiales que disputó Argentina.
Lógicamente, Argentina no es la misma sin Messi. Pasa de ser una potencia a una buena selección. La prueba más cabal de eso puede encontrarse al repasar el inicio de la Eliminatoria 2018: por problemas físicos, Messi no estuvo en ninguno de los primeros cuatro partidos, en los que la Selección sacó apenas cinco puntos (empates contra Paraguay y Brasil, y triunfo contra Colombia). Cuando volvió, frente a Chile y Bolivia, el equipo de Martino sacó seis puntos.

Volver con calma. Messi viene mejorando día a día de su dolor. Ayer, a 48 horas del debut contra el actual campeón de América, el mismo equipo que superó por penales a la Argentina hace menos de un año en la final de Santiago, se entrenó de manera diferenciada. Fue todo un mensaje: es probable que el capitán argentino no sea titular, algo que el entrenador terminará de definir hoy.
El de ayer fue el segundo entrenamiento del rosarino en San José junto al equipo albiceleste, luego de casi una semana inactivo debido al fuerte golpe, sumado a que debió viajar a España para declarar ante la Justicia por la causa de evasión impositiva, de la que finalmente fue absuelto.
¿Es imprescindible que Messi juegue contra los chilenos? Indudablemente, el partido será clave para saber quién se quedaría con el primer puesto del grupo D. Ambas selecciones son las más fuertes de la zona –en la que también están Panamá y Bolivia– y las candidatas a clasificarse a los cuartos de final. Sin embargo, un triunfo o una derrota no garantizaría evitar en la segunda fase a rivales de peso como Uruguay y México, ambos con un nivel de dificultad similar, y que en principio son las favoritas para clasificarse en el grupo C que integran con Jamaica y Venezuela.
Si no entra a la cancha contra Chile, Messi se perderá por primera vez en su carrera, un partido de Copa América. Otra prueba de que él y la Selección, son difíciles de separar.

Bravo: “Prefiero que juegue”
Compañeros en el Barcelona desde hace dos años, el arquero y capitán de Chile, Claudio Bravo, y Lionel Messi se entrenan todo el año en el mismo campo: hablan y saben cómo reacciona cada uno. Por eso, el capitán chileno se animó a decir ayer que el rosarino querrá estar mañana en el debut de la Copa América Centenario. “Viendo sus partidos y conociéndolo, Leo va a querer estar presente, en especial en el debut”, aseguró.
De todos modos, Bravo adelantó que el juego de su selección no variará si Messi está o no está en cancha. “Si juega Leo o no, nuestro fútbol no va a cambiar. Prefiero que juegue porque potencia el encuentro y sería igualado como la final en la Copa América pasada, o en Eliminatorias. Trabajamos con nuestra idea independiente de quien está enfrente, respetando una idea futbolística del contrario. Eso nos llevó a hacer una buena Copa América y esta edición nos genera ilusión”, indicó.



Agustin Colombo