DEPORTES RACING


Quien le dijo defensivo

Con una gran contundencia en ataque, cambio la cara y vencio 3-0 a Velez.

El capitan gol. Licha López volvía después de una lesión, y se lució: una asistencia y un gol.
El capitan gol. Licha López volvía después de una lesión, y se lució: una asistencia y un gol. Foto:Fotobaires
Esta vez no hubo dudas, ni silbidos, ni acusaciones de defensivo para el nuevo técnico. El Racing de Ricardo Zielinski, que el domingo pasado había sido un fiasco, ayer fue un ballet: vapuleó a Vélez, le hizo tres goles en el primer tiempo, y después reguló hasta festejar su escalada en la tabla de posiciones. Marcos Acuña fue clave nuevamente: gritó dos veces y, como había pasado con San Martín en San Juan, le aportó precisión y llegada al equipo.

Del otro lado, Vélez tiene de qué preocuparse: los hinchas despidieron al equipo con un enojo entendible, que después se extendió hasta lo inimaginable: varios produjeron destrozos en el hall del club, y otros, ya fuera del estadio José Amalfitani, pretendieron extender su bronca y resultaron reprimidos por la policía.
Fueron 25 minutos. Racing resolvió el partido en ese tiempo. Primero fue a los 13, cuando Lisandro López habilitó muy bien a Acuña, que ingresó al área y definió con un preciso derechazo cruzado al palo izquierdo de Alan Aguerre. El local recibió la primera piña, y no sólo empezó a sufrir la presión que le genera su mal momento futbolístico, sino también la de su público.

Todo comenzó a empeorar a los 27, cuando Acuña recibió por derecha, encaró hacia el medio del área, remató, y tras el rebote en un defensor la pelota volvió a caerle para marcar el 2-0.
Cuatro minutos más tarde se produjo la única ocasión de gol para Vélez en la primera etapa, a través de un remate de Mariano Pavone que Agustín Orion contuvo bien abajo.
Y a los 38, la figura del encuentro, Acuña, habilitó perfectamente a López con un pase profundo: Licha quebró el offside que intentó aplicar la defensa de Vélez, escapó en soledad, enfrentó a Aguerre, le hizo un sombrero y la empujó de cabeza al gol con el arco vacío.

Lo que vino después fue sólo decorativo. Un tiempo muerto. Racing incluso pudo extender la ventaja con un tiro libre de Bou, que se estrelló en el travesaño. A Vélez, que está cerca de la zona de descenso, sólo le quedó sufrir minuto a minuto por su presente.

R.P.