DEPORTES EN RAFAELA

Racing cayó por sus errores

Empezó perdiendo, lo dió vuelta pero, sobre el final, Atlético selló el 3 a 2. La academia sufrió las fallas insólitas de Danilo Ortiz.

De atrás. Luna se escapa de la marca de Aued y Danilo Ortiz. El defensor paraguayo tuvo un partido para el olvido.
De atrás. Luna se escapa de la marca de Aued y Danilo Ortiz. El defensor paraguayo tuvo un partido para el olvido. Foto:FotoBaires
Racing, este Racing de Ricardo Zielinski, es un equipo de mil caras. Un equipo que comete distracciones inexplicables y regala goles, que se lleva por delante al rival durante algún tramo del partido y que vuelve a caer en infantilismos propios de un club amateur. Ayer, en Rafaela, evidenció eso: regaló casi todo el partido y se fue sin nada, con una derrota que le imposibilitó acceder a lo más alto de la tabla. Fue un 3 a 2 intermitente: empezó perdiendo, lo dio vuelta, pero sobre el final volvió a perderlo.
 
La pregunta, entonces, es cuál es la versión de este Racing, que desconcierta. Porque por un lado muestra sus mejores herramientas en las individualidades del medio hacia arriba: en los centros endiablados y los avances de Marcos Acuña, en los remates y gambetas de Oscar Romero y en la presencia de Lisandro López y Gustavo Bou. Pero del otro lado, sobre todo en la parte defensiva, se desmorona a cada rato. Ayer, el hombre más apuntado fue el zaguero Danilo Ortiz, que regaló dos goles y pudo haber regalado otro, si no fuera por la mala puntería del delantero Costa, que la tiró por arriba.

Rafaela, en cambio, supo cómo desandar un partido ambivalente, que lo tuvo como protagonista en la primera parte, y que pudo resolver al final. El local capitalizó todos los errores del rival, y se llevó un triunfo que le da oxígeno en la tabla que más le importa, que es la del descenso.
Rafaela fue pragmático. Y ese pragmatismo lo empezó a concretar a los 22 del primer tiempo, cuando Gudiño definió bien tras una marca insólita de Ortiz, que ya empezaba a dar muestras de que iba a tener la peor tarde deportiva de su vida. Pudo estirar la ventaja con el mano a mano que desperdició Costa.

En tiempo de descuento, y luego de una falta a Acuña, Bou empató con un golazo de tiro libre. Una exquisitez de las que regalaba en el campeonato en que Racing salió campeón, hace dos años.
En la segunda parte, el equipo de Zielinski mostró su mejor versión: fueron veinte minutos de dominio, decorados con un zurdazo de Romero. Racing estaba, en ese momento, en la punta del torneo. Pero tres minutos fatídicos (y otro error de Ortiz) hicieron que el que festejara fuera Rafaela. Su héroe fue Borgnino, que había entrado en el segundo tiempo y marcó esos dos goles. 

R.P.