DEPORTES DOS VECES EN UNA SEMANA

River volvió a gozar a Boca

Con gol de Mora de penal en el segundo tiempo ganó el superclásico en Mendoza y cerro un verano perfecto contra su máximo rival.

PERFIL COMPLETO

sin tregua. Mora no se puede acomodar por la marca de Tobio; Mercado encima de Tevez.
sin tregua. Mora no se puede acomodar por la marca de Tobio; Mercado encima de Tevez.

Todo fue más light. Más cuidado. Más suave. Como si hubieran pactado antes de comenzar el partido que no se podía repetir el papelón del sábado anterior en Mar del Plata, los dos equipos entraron en el estadio mundialista de Mendoza en modo zen. La prueba fue que sólo hubo seis amonestados y pocas –muy pocas– fricciones. El resultado se resolvió sobre el final, cuando Mora, de penal, selló el 1 a 0 para River, que concluyó un verano feliz al ganar los dos superclásicos. Boca, en cambio, tiene de qué preocuparse: perdió cuatro de los cinco amistosos que jugó en enero.     
Al principio se pusieron a prueba casi de la misma manera: con tiros desde media distancia. Primero probó Tevez y Barovero sacó a un costado; y un minuto después, Mora disparó de zurda y encontró una buena respuesta de Orion. Fueron jugadas en espejo y que mostraban un camino: ante el poco juego asociado de mitad de campo hacia adelante, una modo de aproximarse fue con remates desde afuera del área.

La primera jugada de riesgo que involucró a más de un jugador llegó a los 12, cuando Chávez le sirvió, de cabeza, el gol a Tevez: Carlitos se encontró con la pelota picando, frente al arco, pero insólitamente le pegó a cualquier lado.
River, que no lograba avanzar, ingresó en una sucesión de errores no forzados en defensa, que le valieron más de un susto. Balanta y sus otros defensores arriesgaban demasiado y sus hinchas sufrían.
Pero lo mejor del equipo de Gallardo llegó sobre el final, y tuvo a Nachó Fernández como protagonista: primero por un cambio de frente exquisito que Mora casi concluye con una volea; y después por un cabezazo del ex Gimnasia que pegó en el palo.
Como había sucedido en el primer tiempo, la segunda parte empezó con tiros de media distancia: esta vez fue Lodeiro, que exigió a Barovero. Inmediatamente después, River reaccionó con una jugada en la que Mora debió tirar centro atrás. Los de Gallardo tuvieron mayor dominio de la pelota y arrinconaron a Boca, que al final sólo aspiró a una salida rápida. Al final, River homologó la superioridad en el complemento con el penal de Mora. Después de eso, sólo hubo tiempo para las cargadas.



Agustín Colombo