DEPORTES ESTUDIO DE LA FIFA

Soja, carne y futbolistas, las commodities de Argentina

En 2012, los argentinos quedaron detrás sólo de los brasileños en lo que se refiere a transferencias. A la vez, el país es el tercer exportador y el cuarto importador del mundo.

Foto:

En 2012, según estudió la FIFA, se realizaron 11.552 transferencias de jugadores en el mundo, lo que representó una baja del 10% en relación a 2011. Aun con esa contracción del mercado de pases (consecuente con la crisis económica que atraviesa Europa), la Argentina se situó, de nuevo, como el segundo país con más futbolistas involucrados en esas transferencias: 782 jugadores argentinos pasaron de un país a otro en el último año. Sólo Brasil, con el doble (1463), supera a la Argentina.

Pero el estudio realizado por TMS, una subsidiaria de la FIFA, y plasmado en el libro, de reciente publicación, Global Transfer Market 2012 (tiene 256 páginas, analizó todas, absolutamente todas las transferencias realizadas en 2012 en 200 países y se vende en www.fifatms.com a 400 dólares) arroja otras conclusiones que involucran a la Argentina, que integra el –así lo llama la propia TMS– Top 6 de los países con más transferencias internacionales. Comparte ese grupo conspicuo con Brasil, Inglaterra, Italia, Alemania y Portugal. En total, esas 11.552 transferencias internacionales realizadas en 2012 movieron 2.500 millones de dólares.

El caso argentino.
Argentina fue (siempre se alude a 2012) el cuarto país en –por llamarlo así– importación  de jugadores: 289 futbolistas (argentinos, el 75% de ellos) firmaron con algún club del país.

Para comparar: Brasil fue, lejos, el país que más futbolistas importó en 2012, con 696 jugadores. Brasil es, desde ya, un caso aparte: es, también, el mayor exportador de futbolistas del mundo. Hasta revirtió en el último año la tendencia histórica de exportar más jugadores a Portugal de los que importaba desde allí. En 2012, al menos, hubo más futbolistas que pasaron de Portugal a Brasil (145 transferencias) que viceversa. Es que Brasil, aun con sus contratiempos (evidenciados durante la disputa de la Copa de las Confederaciones) es una potencia económico-futbolística. Es lo que la revista de ESPN Brasil llamó “Nuevo Orden Mundial”.

Para comparar de nuevo: los jugadores contratados por clubes brasileños en 2012 firmaron a cambio de un salario anual promedio de 80 mil dólares, mientras que los que arreglaron con clubes argentinos lo hicieron a cambio de la mitad, 40 mil. No debería llamar la atención, en consecuencia, que cuando un club argentino puja por un futbolista con uno brasileño, pierda. Por lo demás, los salarios más altos en 2012 los ofreció Italia: 720 mil dólares, promedio.

Argentina, lo escrito, es el cuarto país que más futbolistas importó en 2012. Sin embargo, sus clubes apenas si invirtieron en esas contrataciones. La Argentina no aparece entre los diez países que más dinero desembolsaron en transferencias internacionales. En total, gastó 21 millones de dólares (ocupó la posición 17) y recibió cincuenta millones (posición 12). O sea: Argentina transfirió cientos de jugadores (436) pero no a cambio de fortunas. De hecho, los principales destinos fueron Chile y Uruguay. En 2012, la Argentina transfirió 84 futbolistas a Chile, de los cuales el 67% pasaron a un club de ese país en condición de libre. A la vez, desde la Argentina a Uruguay pasaron 73 jugadores, 64% de ellos también en condición de libre. Sólo las transferencias desde Portugal a Brasil (y viceversa, desde Brasil a Portugal), y desde Escocia a Inglaterra (y desde Inglaterra a Escocia), superan las que se realizaron entre Argentina y Chile y entre Argentina y Uruguay.

Pero Argentina no secunda a Brasil sólo en cantidad de transferencias globales. También lo secunda en cantidad de transferencias internacionales de jugadores que van de un país, que no es el suyo, a otro país, que tampoco es el suyo (ver infografía).

La contratación de futbolistas libres –y para nada debería extrañar– es hoy la modalidad de contratación de jugadores más popular. En 2012, 42 futbolistas pasaron a préstamo de Brasil a Portugal. Después aparece Argentina, cuyos clubes contrataron a préstamo a 32 jugadores provenientes de Uruguay. De Argentina a Chile (cuarto puesto) pasaron, siempre a préstamo, 23 jugadores.

Cierra ese Top 5, cuándo no, Brasil, que envió (y no por nada es el principal exportador de jugadores del planeta) a 17 futbolistas a préstamo a Japón. Otra vez: a Japón.


Redacción de Perfil.com


Temas: