DEPORTES

Su bastón es el PF

Alejandro Richino es uno de los hombres clave dentro del equipo de Juan Antonio Pizzi. Es uruguayo, es el preparador físico culpable del elogiado estado físico del plantel y es la persona que además divierte a los futbolistas con su particular forma de trabajo.
Richino arenga, gesticula, es exagerado y también es contenedor: además de correr a la par de los jugadores y hacer con ellos cada ejercicio (incluso compite a ver quién corre más rápido), les pregunta cómo están anímicamente. Todo, sin tutearlos.
“Me gusta vivir los entrenamientos como a los jugadores, diría a la par. Uno busca seducir a los futbolistas para que se brinden al máximo”, le dijo el preparador físico al diario Olé. Cuando están concentrados en hoteles, Richino despierta a todos y los saca a caminar por el lugar donde estén. Y después, los hace elongar en algún salón. Además, controla que todos respeten la siesta.
El uruguayo tiene 49 años y trabajó al lado de Francisco Maturana y Luis Cubilla, en clubes y en las selecciones de Perú, Costa Rica y Colombia.
En el plantel lo quieren: “Es un loco lindo”, contó un jugador.



Redacción de Perfil.com