DEPORTES COPA DAVIS


Todo pasa por el fisico de Delpo

Orsanic arriesgo con el tandilense en el dobles, argentina perdio y la serie quedo 2-1. Hoy el equipo necesita un triunfo para llegar a la final. ¿JUGARA la torrE?

Caras largas. Orsanic habla con Del Potro y Mayer. Si hoy el equipo gana uno de los dos partidos, su polémica decisión de poner ayer al tandilense quedará en la historia. Cara o cruz.
Caras largas. Orsanic habla con Del Potro y Mayer. Si hoy el equipo gana uno de los dos partidos, su polémica decisión de poner ayer al tandilense quedará en la historia. Cara o cruz.
Foto:TELAM
Para muchos argentinos, Daniel Orsanic pasó de ser un gran estratega, nuestro Napoleón Bonaparte, a ser un capitán demasiado arriesgado que puso en peligro la semifinal contra Gran Bretaña. Así de rápido, en un día, el país tenístico lo bajó del cielo al llano y se preguntó por qué lo hizo: por qué puso a Juan Martín del Potro en el dobles, por qué luego del extenuante triunfo ante Andy Murray del viernes, por qué si estaba tan cansado.

Las preguntas, claro, se intensificaron luego de la derrota de la dupla Del Potro-Leonardo Mayer, que ayer cayó frente a los hermanos Andy y Jamie Murray por 6-1, 3-6, 6-4 y 6-4 para dejar la serie 2 a 1 a favor de los argentinos.

El movimiento de fichas de Orsanic, que el viernes había salido a la perfección, esta vez se puso en duda a pesar de sus argumento, que fue bien simple: cerrar la semi en ese encuentro –con la mejor dupla que podía presentar en cancha– y llegar al último día con la tranquilidad del pase a la final resuelto. 

Lo cierto es que hoy las críticas –o las preguntas– pueden recrudecerse o quedar en el olvido. Dependerá si Argentina gana uno de los dos partidos de singles en Glasgow. La quinta final de la historia sigue ahí, a un paso de lograrse, pero no sabemos quiénes serán los encargados de intentarlo: según el sorteo, desde las 9 se medirán Andy Murray y Guido Pella, y a continuación Del Potro con Kyle Edmund, aunque Federico Delbonis, con buenas experiencias y triunfos importantes en su espalda, podría tener su chance si es que el bahiense no logra dar la sorpresa ante el actual campeón olímpico.

Otra posibilidad que evalúa Orsanic es –siempre que Del Potro se sienta en condiciones de jugar un hipotético quinto punto contra la segunda raqueta británica– incluir a Delbonis en lugar de Pella para enfrentar a Murray. Es que, además de las buenas actuaciones del azuleño en la Davis, este año le ganó al escocés en Indian Wells por 6-4, 4-6 y 7-6 (3).

Las declaraciones de Del Potro generaron incertidumbre, aunque también podrían entenderse como un mensaje de distracción a los rivales. “Jugué ocho horas en dos días, es mucho para mí en este momento de mi carrera, decidirá el capitán”, dijo el tandilense, que está en duda por el cansancio acumulado. Como siempre sucede en la Davis, el escenario puede variar hora a hora, y la determinación final la tomará Orsanic a último momento.

A pesar de la derrota, una derrota imaginada porque se enfrentaban a una de las mejores parejas del mundo, Del Potro y Mayer tuvieron chances. Jugaron en buen nivel, incomodaron a los británicos y después de un flojo comienzo emparejaron el partido y hasta tuvieron una ventaja importante en el tercer set. Pero fue ahí, en ese parcial, cuando los hermanos Murray mostraron toda su jerarquía y avanzaron, tanto en el resultado como en la parte anímica del juego.

En apenas 27 minutos, Gran Bretaña logró un 6-1 contundente, con un Jamie Murray brillante en la red y, del otro lado, un Mayer errático, lejos de su mejor versión tras un año en el que no pudo competir en el alto nivel por una lesión.

El monólogo de los británicos se terminó en el segundo set, cuando Argentina logró su primer quiebre sobre el servicio del doble campeón olímpico, que se equivocó como nunca antes, aflojó la intensidad y permitió que los argentinos se escaparan.

En el tercer parcial, clave por lo que significó, los argentinos comenzaron 1-0 abajo y break point en contra, pero el saque de Delpo y un buen cruce de Mayer salvaron esa situación. Como había pasado en el segundo set, el quiebre llegó nuevamente sobre el saque de Andy con un revés paralelo de del Potro: Argentina pasó al frente 4-3 y con el servicio del correntino para dejar el set al alcance de la mano. Sin embargo, en el juego siguiente le quebraron a Mayer, y los británicos ganaron cuatro puntos seguidos (hubo otro quiebre sobre el servicio de Del Potro) para adelantarse 6-4 y 1-0 en el cuarto set. En esos cuatro games consecutivos puede encontrarse la llave del triunfo de los locales.
Después llegaron las explicaciones. Y, otra vez, un deseo: que Del Potro, o el que sea, consiga hoy la victoria que falta.