DEPORTES MUNDIAL 2030

Un sueño que ya empezó

El martes habra una reunion en la rosada con funcionarios de Argentina y Uruguay. En AFA son cautelosos. El plan del gobierno.

Presidentes. Tabaré Vázquez y Macri, cuando se reunieron en Parque Anchorena. Allí empezaron a delinear la postulación.
Presidentes. Tabaré Vázquez y Macri, cuando se reunieron en Parque Anchorena. Allí empezaron a delinear la postulación. Foto:cedoc

Existe un hecho y dos lecturas. Lo que en el Gobierno definen como un “debut” de la Secretaría General de Presidencia en el ámbito deportivo, en la AFA lo llaman una “venta de humo” en el marco de la campaña electoral. Lo cierto es que el hecho –amplificado o no– se concretará el martes, a las 11 de la mañana, en la Casa Rosada: allí habrá una reunión entre funcionarios de Argentina y Uruguay para avanzar en la petición oficial a la FIFA para organizar conjuntamente el Mundial 2030.

El encuentro se terminó de pulir el jueves. En un principio se había pautado para que fuera en el Cenard, en la sede de la Secretaría de Deportes, que desde esta semana pasó del Ministerio de Educación a la órbita que conduce el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. Pero el viernes, para darle mayor jerarquización y otorgarle un plus (al menos en lo mediático), se anunció que sería en Balcarce 50. De la reunión participarán los secretarios de Deportes de los dos países (Carlos Mac Allister y Fernando Cáceres), los ministros de Turismo (Gustavo Santos y Liliam Kechichian) y De Andreis. También Fernando Marín, el amigo personal de Mauricio Macri que intentará cumplir con el pedido que le hizo el Presidente: que el deporte, como pasó en toda su carrera política, sirva como plataforma para mejorar la imagen de su gestión. Avanzar en la organización de un Mundial –lo sabe el macrismo y lo saben todos– puede ser clave en ese sentido. “El deporte sirve para engrandecer el país. Por eso esta decisión de la Presidencia. Es darle prioridad a algo esencial para las personas y para este mandato”, le dice Marín a PERFIL.

Desde el otro lado del Río de la Plata, el secretario de Deportes de Uruguay, Fernando Cáceres, asegura que la postulación no debe ser sólo evocativa: no sostenerla meramente en el centenario del primer mundial de fútbol. “Vamos a exponer todas nuestras fortalezas. Aunque ninguna de ellas tiene el valor histórico y patrimonial de la celebración de los cien años”, remarca.

La idea es que de la reunión participen los presidentes de la AFA y de la AUF. Pero en Viamonte 1366 se sorprendieron con la noticia: al menos hasta anoche, nadie le había notificado a Claudio “Chiqui” Tapia del cónclave con los uruguayos en la Rosada, un lugar que siempre consideró hostil: Macri y su álter ego, Marín, nunca avalaron su candidatura para dirigir el fútbol argentino, algo que Daniel Angelici finalmente pudo facilitar. Tapia, de hecho, está de viaje por China y tenía planeado volver el miércoles. “Puede ser una maniobra electoral de campaña. Porque todos tenemos ese sueño pero, con los problemas que hay por las deudas de los clubes y el inicio del campeonato, imaginate que el Mundial no está en nuestra agenda”, le comentan desde AFA a este diario.

 La meta de avanzar con la postulación oficial no sólo es de los dos Estados o de las asociaciones. El sector privado, por supuesto, también tiene interés en participar del meganegocio que significa un Mundial. Uno de ellos es Iniciativa 2030, un proyecto integrado por empresas que, según su sitio web, busca “aportar a la organización del evento deportivo contribuyendo a la planificación y desarrollo de todas las actividades”. Su tesorero es el vice de River, Matías Patanían, CEO de Aeropuertos Argentina 2000. Su presidente, Alberto García Carmona, le dice a PERFIL que la noticia es un avance, sobre todo porque “la intención de ambos países se dio en medio de una reorganización institucional de la FIFA”. Justamente, el presidente de FIFA, Gianni Infantino, estuvo en Uruguay en 2016 y se mostró a favor de una candidatura conjunta. En la Rosada se entusiasman con que el suizo llegue al país en este segundo semestre para hacer lo mismo de este lado del río. El entusiasmo suena lógico: podría ser una caricia impensada en medio de la campaña electoral.