DEPORTES EXHIBICION DE SAN LORENZO

Una noche para pasear

El ciclon paso por encima a arsenal y volvio a quedar como puntero en el arranque de la fecha. Blanco fue la gran figura de un 3-0 inapelable.

Foto:Telam
Agencias
San Lorenzo aprovechó todas las ventajas que le otorgó su rival y venció a Arsenal por 3-0 en el partido que inauguró la fecha. Fue una paliza futbolística, en una noche en la que al Ciclón le salió todo lo que intentó y alcanzó ráfagas de excelencia, algo no habitual en un equipo que suele ser más efectivo que lujoso. Con el triunfo alcanzado en el Nuevo Gasómetro, el equipo de Edgardo Bauza recuperó el liderazgo y llegó a las 36 unidades, por lo menos hasta que hoy juegue Boca.
El conjunto azulgrana marcó rápidas diferencias. A los 8 minutos, Sebastián Blanco llegó para conectar un rebote y sacudió la red para decretar el 1-0. Y sobre los 13, Martín Cauteruccio apareció por izquierda y marcó la segunda conquista con un toque delicioso ante Esteban Andrada, y después de recibir una gran asistencia de Pipi Romagnoli, el mejor de la cancha. En la segunda parte, un desafortunado despeje de Jorge Curbelo, que le cambió la trayectoria a un disparo de Blanco, le dio el tercer gol al equipo local, superior de principio a fin.
Arsenal, que dispuso un esquema táctico 4-4-1-1, fue superado claramente, insinuó una mejor prestación en los 5 minutos iniciales. Pero esa presión que pretendió ser asfixiante se cayó como un castillo de naipes cuando San Lorenzo metió la primera estocada a fondo. Villalba desbordó por derecha y envió un centro, que luego de rebotar en dos defensores visitantes, le quedó servida a Blanco, que la empujó a la red.
Después del segundo gol, el equipo de Sarandí buscó adelantarse en el terreno (Fredes tuvo una oportunidad clara para achicar con un remate que se fue apenas desviado), aunque sufrió horrores cada vez que el Ciclón atacaba por el sector derecho, a partir de las dificultades en las coberturas que mostró el juvenil Gabriel Flores.
En la segunda parte no hubo variantes en el desarrollo. Con la tranquilidad que le entregaba la ventaja, San Lorenzo prefirió cederle la posesión de la pelota a Arsenal, que no supo cómo utilizarla, y apostó a las réplicas. Y así, casi sin proponérselo llegó el tercero cuando Blanco, el mejor de la cancha, apareció en soledad en el área, metió un disparo que rebotó en Curbelo y descolocó al arquero Andrada. San Lorenzo estuvo más cerca de ampliar las cifras que Arsenal de descontar. Los aplausos, al cabo, terminaron acariciando el rendimiento de un San Lorenzo que se regaló una noche de paseo.

Redacción de Perfil.com


Temas: