DOMINGO QUé ENTIENDE TRUMP POR SER EXITOSO EN LA VIDA

Para ser como Donald

Lo que apenas unos meses atrás parecía imposible el viernes se hizo realidad. Donald Trump es el nuevo presidente de los Estados Unidos y estará al frente de la economía más grande del planeta, manejará sus secretos nucleares y comandará el ejército más poderoso. Después de una larga carrera pública jalonada de escándalos, su apuesta política dio resultado. Sus consejos para triunfar revelan el secreto de este hombre, que en su vida empresarial quebró varias veces pero siempre salió airoso: “Cómo transformar las derrotas en victorias”.

Consejo. “Sé paciente. He esperado décadas para cerrar tratos, y la espera dio frutos. Pero asegúrate desde el principio de que vale la pena aquello por lo que estás esperando”.
Consejo. “Sé paciente. He esperado décadas para cerrar tratos, y la espera dio frutos. Pero asegúrate desde el principio de que vale la pena aquello por lo que estás esperando”. Foto:cedoc

Probablemente existe un millón de definiciones sobre lo que es un negocio, sobre lo que no es, de qué se trata, cómo funciona, etc. Hace años me di cuenta de algo importante: el mundo de los negocios consiste en saber qué pasa en el mundo. Es una tarea importante. La comprensión de esto me abrió las puertas a una infinidad de grandes oportunidades que no había considerado antes.

Empecé a ver el mundo como un mercado emergente. Esta sola idea puede mejorar tu visión de forma automática (y la visión es importante para obtener un gran éxito). De hecho, si puedes empezar a ver tu barrio, tu ciudad, tu país, como un mercado emergente, te sorprenderá lo creativo que te volverás.

Se te ocurrirán nuevas ideas aunque conozcas cada calle, cada casa, cada árbol. Una nueva visión puede resultar de inestimable valor cuando se trata de negocios.

Cuando de repente se te ocurra alguna idea brillante, pregúntate: “¿Qué simulo no ver?”. Es una buena prueba para los puntos ciegos. No descartes estas repentinas ideas relámpago, pero sé precavido con ellas.

Conocer el mundo significa ver todo el conjunto. Definitivamente, esto es preferible a ver una pequeña parte de la vida y estar contento con una pequeña cantidad de conocimiento de la cultura local. Lo que no sabemos puede ser tan importante como lo que sabemos. Si esta idea no te hace sentir una infinita curiosidad por el vasto mundo, no sé qué lo hará. Es imprescindible mantener una visión integral en mente y seguir teniendo hambre de conocimiento, de saber siempre más, si quieres cosechar grandes éxitos.

Hace mucho tiempo que poseo esta actitud de “pensar a lo grande”, incluso cuando estaba decidido a triunfar en Manhattan de joven. Aquél era un objetivo inmediato. El propósito último era un poquito más universal. Sin embargo, hay que hacer las cosas paso a paso. En la actualidad, construyo en todo el mundo, y la marca Trump es conocida a escala mundial. No es ninguna casualidad.

Aparte de una gran determinación y voluntad, tengo que decir que entender la realidad de cómo funciona el mundo, incluida una comprensión de la historia del mismo, es un ingrediente necesario para alcanzar el éxito en sectores distintos.

Puede ser que la suerte catapulte a los individuos a la fama o a la fortuna, pero con mayor frecuencia encontrarás que la gente que ha operado a gran escala y ha seguido siendo diligente y cosechando éxitos durante mucho tiempo posee también una amplia comprensión del mundo.

Creo que el modo en que en la actualidad la tecnología favorece los negocios por todo el planeta es un ejemplo de ello. Algunos visionarios vieron que esto acontecería antes de que la mayoría de nosotros considerásemos siquiera la posibilidad.

Internet ha conectado el mundo de una manera asombrosa y eficiente, y todos nosotros, en el mundo entero, nos hemos visto afectados. La tecnología está desarrollándose a tal velocidad que resulta difícil seguir el ritmo de los cambios, incluso si estás dentro de la industria. Algunas personas se preguntan: “¿Son realmente necesarios todos estos cambios?”. Mi respuesta es que los frigoríficos no son en verdad imprescindibles, conseguimos sobrevivir sin ellos siglos y siglos, pero obviamente fueron un buen invento. De hecho, durante muchos años el índice de bienestar y desarrollo de los países estuvo basado en parte en el número de frigoríficos que tenían.

El término “mercados emergentes” se asocia muy a menudo con empresas que cotizan en Wall Street. Poseen departamentos enteros dedicados a los mercados en rápida expansión de países en desarrollo de todo el mundo. Lugares como China, Brasil, Rusia o Corea están ejerciendo una gran influencia en la economía mundial. Si vives en este planeta, es bueno saber algo sobre ello porque lo más probable es que acabará por afectarte a ti y a tus objetivos empresariales.

Mi consejo es que amplíes tu perímetro de local a global, sin dejar de cuidar tu actividad empresarial más cercana. Puede que te lleve una hora diaria de tu jornada de trabajo, pero te garantizo que será un tiempo y un esfuerzo bien empleados. ¿Que cómo lo sé? ¿En qué país vives? ¿Has oído hablar alguna vez de Trump? Ahí tienes tu respuesta. (...)


En defensa de la bandera

He llegado a pelearme por enarbolar la bandera estadounidense. ¿Puedes creerlo? En mi club de golf californiano, el Trump National Golf Club de Los Angeles, coloqué una bandera grande de Estados Unidos e hice construir un mástil especial para ello. De repente, mis habituales críticos comenzaron a decir que era demasiado grande. ¿Demasiado grande? ¿Demasiado grande por qué? ¡Mira el océano Pacífico! Creo que el Pacífico lo merece. Nunca pensé que ondear la bandera estadounidense en suelo patrio sería considerado subversivo, pero eso es lo que llegó a suceder. Siempre habrá gente mezquina dispuesta a quejarse por cualquier cosa.

Presentaron sus quejas, pero luego llegó el contragolpe. Todo el mundo se posicionó a mi lado, en defensa de mantener ondeando la bella bandera estadounidense. La publicidad fue fantástica, no sólo para el patriotismo sino también para mi propiedad. De repente todo el mundo conocía este maravilloso campo de golf situado frente al océano Pacífico, y todo el mundo supo que la bandera de Estados Unidos significaba lo suficiente para mí como para luchar por ella. No me costó mucho convencer a la gente acerca de la necesidad de mantener la bandera; el clamor que siguió a las quejas los persuadió por mí.

De modo que decidí colocar otra bandera estadounidense en mi finca Mar-a-Lago en Palm Beach, en Florida. Me encantaría explicarte la historia, pero acordé con dicha localidad no hacerlo.

No obstante, me complace poder informar que el pueblo está contento, y yo también. Pero lo más importante de todo es que la bandera ondea con orgullo. No te olvides nunca de que hay cosas por las que merece la pena luchar. La bandera estadounidense es una de ellas. (...)


Los diez mejores consejos de Trump para conquistar el éxito

Si me has oído hablar, quizá hayas caído en la cuenta de que suelo hacer hincapié en varios puntos: nunca tires la toalla es uno, ser apasionado es otro, permanecer centrado también está ahí, y mantener vivo el interés les sigue muy de cerca. He aprendido estas cosas por experiencia.

He aquí la lista de los diez mejores consejos que suelo dar cuando hablo en alguna universidad:

  •  ¡Nunca tires la toalla! No te conformes con permanecer en tu zona de confort. Adoptar una actitud complaciente no te llevará a ninguna parte.
  •  ¡Sé apasionado! Si te encanta lo que haces, jamás te parecerá trabajo.
  •  ¡Permanece centrado! Pregúntate: ¿sobre qué debería estar pensando ahora mismo? Bloquea las interferencias. En esta época de la multifunción, es una valiosa destreza que debes adquirir.
  •  ¡Mantén vivo el interés! Escucha, aplícalo y sigue adelante. No dejes las cosas para después.
  •  ¡Visualízate como un ganador! Esto te mantendrá centrado en la dirección adecuada.
  •  ¡Sé tenaz! Ser terco puede obrar maravillas.
  •  ¡Sé afortunado! El viejo dicho de “Cuanto más trabajo, más afortunado soy” es absolutamente correcto.
  •  ¡Cree en ti mismo! Si no lo haces tú, nadie lo hará. Piensa en ti mismo como en un ejército de un solo hombre.
  •  Pregúntate: ¿Qué finjo no ver? Puedes estar rodeado de grandes oportunidades, incluso si las cosas no parecen ir demasiado bien. Una gran adversidad puede convertirse en una gran oportunidad.
  •  No te quedes en el problema, busca la solución. ¡Y nunca tires la toalla! Nunca, nunca, nunca tires la toalla. Esta idea merece ser dicha (recordada y aplicada) muchas veces de lo importante que es. ¡Buena suerte!


Las reglas de Trump para negociar

Negociar es un arte. Hay matices y técnicas y reglas minuciosamente perfeccionadas a tener en cuenta. Aquí van algunas de ellas:

  •  Debes saber qué estás haciendo. Suena sencillo, pero he vivido un montón de negociaciones en las que no podía creer cuánto desconocía la otra parte. De inmediato sabía que podía cerrar rápido un gran trato, basándome simplemente en la para mí obvia falta de preparación del otro negociador.

Mi padre solía decirme: “Debes saber todo lo que puedas sobre aquello que estés haciendo”. Tenía toda la razón y te doy el mismo consejo. Síguelo.

  •  Recuerda, hacen faltan muchos listos para pasar por tonto.

Es un buen modo de ver cuánto desconocen tus interlocutores en una negociación. También se trata de una buena forma de saber si están presionando.

  •  Mantenlos ligeramente desconcertados. Lo que no sepan no te hará daño, y quizá te ayude más adelante. El conocimiento es poder, de manera que guárdate toda la información que puedas para ti.
  •  Confía en tu instinto. A la hora de negociar te encontrarás con muchísimas situaciones en las que no todo es blanco o negro, de modo que sigue tu instinto. Combínalo con tus deberes y llevarás la iniciativa.
  •  No te dejes limitar por las expectativas. No existen reglas exactas, y a veces he cambiado de rumbo en mitad de una negociación cuando me ha pasado algo nuevo. Mantente flexible y abierto a nuevas ideas, incluso cuando creas saber exactamente lo que quieres. Esta actitud me ha proporcionado oportunidades sobre las que no había pensado antes.
  •  Aprende cuándo decir no. A estas alturas, yo lo digo por instinto, pero creo que todos sabemos cuándo se dispara la alarma en nuestro interior. Presta atención a esta señal.
  •  Sé paciente. He esperado décadas a cerrar algunos tratos, y la espera dio sus frutos. Pero asegúrate desde el principio de que vale la pena aquello por lo que estás esperando.
  •  Para agilizar las negociaciones, muéstrate indiferente. De este modo sabrás si la otra parte está impaciente por seguir adelante.
  •  Recuerda que en las mejores negociaciones todo el mundo sale ganando. Esta es la situación ideal a la que debemos aspirar.

También estarás sentando las bases para acuerdos comerciales futuros con personas que saben qué es tener integridad.

En resumen, puedo decir que negociar es un arte. Todas las artes requieren disciplina, técnica y una dosis de imaginación para llevarlas más allá del ámbito de lo ordinario. No seas un negociador ordinario cuando puedes ser extraordinario.

Dedica tiempo a este arte que podrá reportarte enormes recompensas.


Donald Trump


Temas: