DOMINGO

Post PASO: campaña interminable y sin descanso para nadie

Los presidenciables debieron retrasar sus vacaciones luego de las elecciones debido a la tensa campaña. 

Foto:Cedoc

En la cuenta regresiva de las PASO del fin de semana último, todos –o casi todos– tachaban los días en el almanaque para a partir del lunes, hacer un corte después de la intensa actividad preelectoral. Pero, salvo unos que tenían los pasajes y otros que coordinaron viajes de trabajo, las lluvias continuas y sus consecuencias, coartaron ese descanso. En el oficialismo, es la primera vez que a Daniel Scioli “parecen haberle entrado las balas”. Si las redes sociales fueran el único termómetro para medir las consecuencias de su viaje a Italia, esta vez como pocas, su ausencia ante la magnitud de la situación fue blanco de comentarios viscerales de esos que el anonimato de la red permite. Tanto es así que la mediática Elisa Carrió puso su cuota retuiteando imágenes de Scioli y Karina Rabolini en Porto Cervo, uno de los it place de la costa amalfitana cada agosto europeo.

Consultados por PERFIL sobre esas imágenes, integrantes de la mesa chica del sciolismo dijeron que correspondían a un viaje anterior y que, ante la coyuntura, no dedicarían tiempo para salir a desmentir a la volátil aliada del PRO. Así como los Scioli debieron regresar, quien hasta el cierre de esta edición postergó su viaje al Sur fue Macri, quien según algunos, su destino era como otros años, un descanso en Villa La Angostura para despuntar la práctica del esquí en las pistas del Cerro Bayo.

Otros que tenían destino con nieve eran la pareja formada por Federico Salvai y Carolina Stanley que tenían pensado estrenar esquíes con sus hijos. Entre los que cumplieron con su agenda en el exterior para combinar trabajo y descanso fueron, entre otros, Néstor Grindetti (voló a Barcelona),  Andrés Ibarra y Juan Pablo Arenaza fueron a Nueva York, Lía Rueda y Carmen Polledo a China.

Hay otro grupo de legisladores –de varios partidos– que también viajaron a Estambul en igual plan. Si el lunes conocer los destinos de algunos ya era complicado, a medida que la urgencia por las inundaciones crecía, muchos políticos se convirtieron en “topos”.

Altri tempi
De regreso de Francia Juan Archibaldo Lanús organizó la semana pasada una tertulia nocturna. Con ese clima altri tempi que genera la arquitectura del Palacio Estrugamou y también su anfitrión, no sólo se habló de la coyuntura electoral. Y como estrategia, o porque simplemente así le gusta para evitar discusiones acaloradas, Lanús siempre incluye a un músico que, en caso extremo, con sonidos aplaca circunstanciales debates apasionados.

Esta vez a su piano de cola se sentó Rubén Celiberti acompañado por el guitarrista Esteban Gonda y el cirujano plástico Raúl López Bandera, quien con castañuelas hizo una versión del clásico La bien pagá. Acostumbrado a conformar un auditorio variopinto esta vez la figura inusual fue Gerardo Romano, quien se movió entre artistas plásticos, gente de la Justicia, algún asesor político trasnochado y amigos de la casa.

Sorpresa
En cuna del ex presidente argentino Raul Alfonsín, el peronismo tuvo un triunfo histórico en las PASO. En Chascomús, bastión del radicalismo, fue el Frente para la Victoria el más votado. Gabriel Macchi logró nuclear en su boleta a todos los sectores kirchneristas y relegó a la UCR local al tercer puesto. A modo de festejo, y junto a varios dirigentes, el ganador fue visto en una larga jornada de pesca en la famosa laguna.

Tensa calma
Los radicales fueron criticados por sus aliados PRO por preocuparse más por sus candidatos que por traccionar la figura de Macri. Y él lo dijo bien claro en el almuerzo que tuvo el jueves ante parte del establishment y algunos radicales invitados.

Intimidad
Dicen que los libros que componen la biblioteca de una casa permiten delinear la personalidad de su dueño. También la manera en que tiene ubicados los libros en los estantes. Con las obras de arte sucede lo mismo, se trate o no de un coleccionista o de quien tiene obra como inversión o como elemento decorativo. En esta etapa de –sorpresiva– apertura de sus espacios privados, unas fotos que Macri habilitó realizar en su piso frente a Plaza Alemania dejaron ver obras que, dicen, eligió Juliana Awada. Así, en sólo una pared tenía piezas de artistas argentinos contemporáneos: una serigrafía de Alicia Peñalba y sendos cuadros de Tomás Espina y Eduardo Stupía. También se sabe que en ArteBA de 2012, Awada compró un par de obras a la galerista chilena Isabel Aninat.

Silencio, por favor
Una de las imágenes que quedaron entre los periodistas que cubrieron el búnker del PRO en Costa Salguero fue la escena que tuvo a Gabriela Michetti como protagonista. Al rato de terminado el mensaje que dieron Mauricio Macri y su equipo, la decena de periodistas presentes se pusieron a escribir allí a toda velocidad las crónicas al tiempo que operarios comenzaban a desmontar el búnker. En eso apareció Paula Schuster, vocera de Michetti, ofreciendo entrevistar a su jefa. Los periodistas se miraron sorprendidos y un par de ellos salvaron la situación y se acercaron. Pero el ruido del desarmado del búnker, sumado a una sirena, pudo con los nervios de la candidata a vicepresidenta, quien en un tono de súplica elevado pidió silencio con un: “¡Che, estoy haciendo notas!”. Dos periodistas se fueron con una nota; el resto, con una buena anécdota.



Ernesto Ise