DOMINGO REPORTAJE A BERNIE SANDERS

“Yo le ganaría a Donald Trump”

El precandidato que ha sacudido las primarias demócratas y acecha a Hillary Clinton defiende la legalización de los indocumentados latinos, pero exige controles a la inmigración. Elogia el acercamiento a Cuba.

Foto:Cedoc Perfil

Usted dijo que le iba a ganar a Hillary Clinton. ¿Aún cree que es posible hacer eso?
—Claro que sí, cada día estamos mejorando más y más. Comenzamos con una desventaja: no muchas personas sabían quién era yo, pero todos los días hay más personas que saben quién soy y cuál es nuestro programa. Conocen nuestra crítica a la desigualdad que existe entre los ricos y los pobres y que se refleja en temas como el acceso a las universidades, que nosotros proponemos que sean públicas.
—¿Usted está empujando a Hillary Clinton hacia la izquierda? ¿Está exponiendo sus debilidades? Es decir, ¿es usted mejor en la televisión, en la campaña, y mejor recaudando dinero de pequeños donantes?
—No es asunto de empujar hacia la izquierda. Estamos hablando de las necesidades del pueblo estadounidense. Los estadounidenses saben que los ricos se enriquecen más. Sabemos que el desempleo en los jóvenes es enorme. Muy alto. Recientemente, un estudio reveló que los jóvenes hispanos tienen 36% de desempleo. Los jóvenes afroamericanos que acaban de graduarse en bachillerato tienen 51% de desempleo. Las personas entienden que debemos crear empleo, y tenemos un programa para hacer esto.
—En el tema de la inmigración, hay quienes dicen que algunas declaraciones suyas suenan como de Donald Trump. ¿Usted dice que los inmigrantes podrían quitarles el trabajo a los norteamericanos?
—Tenemos que tener mucho cuidado con esto. Mi padre fue inmigrante, yo creo absolutamente en una reforma integral para la inmigración. Tenemos que saber sacar de las sombras a 11 millones de personas indocumentadas. Pero no creo que sencillamente se deban abrir las fronteras y que millones de personas que no tienen destrezas entren a este país. ¿Alguien quiere eso?
—Es cierto que ningún candidato quiere fronteras abiertas, pero la sugerencia es que los inmigrantes bajarían los salarios y les quitarían el empleo a los estadounidenses, y eso es equivocado.
—Sí, yo lo sé, pero ésa fue la pregunta a la cual yo respondí. Un periodista preguntó sobre las fronteras abiertas: ¿es algo bueno? La respuesta es no. La frontera abierta no es algo bueno.
—¿Cree que los inmigrantes bajan los salarios? ¿Que crean un impacto negativo?
—No. Lo que tenemos en estos momentos es la preocupación que yo tengo con respecto a trabajadores indocumentados. Yo fui a Immokalee, en Florida. Allí donde están los trabajadores que recogen tomates, en su mayoría latinos indocumentados. Tuve una audiencia en Washington DC para exigir sueldos decentes y condiciones de trabajo decentes para ellos. Tuvimos cierto éxito. Pudimos mejorar algo. Si no tuviéramos trabajadores indocumentados en Estados Unidos, ¿sabe qué ocurriría? Probablemente, gran parte del sector agrícola de Estados Unidos se colapsaría y otras partes de la economía colapsarían. Nuestra función, en estos momentos, nuestra responsabilidad es darles un estatus legal a aquellos trabajadores indocumentados con la mayor brevedad posible para que inicien el camino de la ciudadanía.
—Donald Trump dijo a una revista que sacaría a todos los inmigrantes indocumentados. Está proponiendo deportaciones masivas. ¿Así lo interpreta usted?
—Es algo insólito. Es en sí algo increíble que en el año 2015 alguien pueda decir cosas semejantes. Esto es insólito.
—Vi que en una encuesta usted le ganaría a Donald Trump.
—No solamente a Donald Trump. También le ganaría a Jeb Bush y a Scott Walker.
—¿Qué significa esto para usted?
—Quiere decir que podemos ganar esto. Que tenemos un mensaje que está resonando y que contra los candidatos republicanos podemos ganar.
—¿Qué piensa de los recientes videos de la Planned Parenthood? ¿Le parece legal y ético vender fetos por razones científicas?
—No están vendiendo fetos. La discusión sobre este tema asumió un tono desafortunado. Si la pregunta es si yo respaldo a Planned Parenthood, definitivamente los respaldo. Planned Parenthood está brindando un servicio muy importante en la atención médica, en exámenes sobre el cáncer y otros tipos de servicios para los más pobres de los Estados Unidos. Yo defiendo y defenderé siempre a Planned Parenthood. Creo que parte de este ataque viene de aquellas personas que sencillamente no creen que las mujeres tienen el derecho a controlar su propio cuerpo. Ese es el motivo.
—Si usted llegara a ser presidente, ¿legalizaría la marihuana?
—Eso es algo que estamos estudiando en estos momentos.
—¿Sin el Congreso?
—En mi estado (Vermont) no se puede hacer. Hay cosas que sí se pueden hacer. Obviamente, tenemos estados en este país como Colorado donde ya ha sido legalizada. Lo que a mí me preocupa es el impacto de la guerra contra las drogas. Y me preocupa mucho el número de jóvenes que son encarcelados por estos delitos.
—¿Usted ha fumado marihuana?
—Sí, un par de veces cuando era joven, pero no me ayudó mucho. Tosí muchísimo.
—¿Ha visitado Cuba?
—Dos veces.
—Para usted, ¿Fidel y Raúl Castro son dictadores?
—Yo creo que bien podemos decir que hay muy poca democracia en Cuba. Queremos ver que Cuba marche hacia una sociedad democrática. Por eso respaldo la iniciativa del presidente.
—¿Le parece bien tener relación con dictadores?
—Mi propia opinión es que la política hacia Cuba que se siguió hasta ahora fue un fracaso, para nuestro país y para Cuba. Quiero verla cambiar.

Entrevista en Al punto, con Jorge Ramos, por la cadena Univisión.



Redacción de Perfil.com