ECONOMIA ESCENARIOS QUE PERMITIRIAN QUE LLEGUEN DOLARES

Acordar o no con los buitres define la profundidad de la recesión 2015

PERFIL COMPLETO

La resolución de la crisis de la deuda definirá cuánto sufrirá la economía en 2015. Si caída la claúsula RUFO, límite que arguye el Gobierno para acordar, se negocia con los litigantes, la economía podría moderar su retracción o sólo estancarse. Pero si no, el PBI podría hundirse hasta el 3%, según el consenso de nueve economistas consultados por PERFIL.

Es que el acceso al financiamiento externo es una condición ineludible para evitar dos años consecutivos de caída de la actividad, en una economía escasa de dólares. Incluso el economista afín al Gobierno Agustín D’Attellis piensa que, de no mediar esta suerte, la economía retrocedería 2,5% el año de despedida de Cristina Kirchner. Aunque aclara que el crédito podría llegar igual si no se revierte el conflicto buitre. “Con el ingreso de divisas generás mayor confianza”, explica. “Se cierra la brecha con el blue, suben menos los precios, se recupera el poder adquisitivo en las paritarias y se dinamiza el consumo”.

En esta misma dirección, Martín Vauthier, del Estudio Bein, que trabaja con el gobernador Daniel Scioli en su aspiración presidencial, destaca que tal como están dadas las cosas, no es posible impulsar el nivel de actividad y el consumo sin el acceso a dólares. “Y con el actual precio de la soja –afirma– esos dólares deberán venir de la cuenta financiera”.
Según los especialistas, la clave está en calmar las expectativas, financiar los vencimientos de deuda y activar el pago de las importaciones. Esto en un contexto en el que –para la mayoría– el Gobierno continuará con la tesitura de anclar el tipo de cambio y preservar las reservas.  

Ahora bien; si no vuelve el acceso al crédito externo, no hay duda de que la recesión de 2014 se profundizará en 2015. “Si no se acuerda, es muy difícil ponerle un piso a la recesión”, sentencia Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina. En este escenario, la crisis de la deuda generará un déjà vu de los problemas actuales: una economía en picada, con más restricciones y controles, y con un estrés cambiario que será muy difícil de manejar. “La falta de dólares te genera una especulación permanente de cómo se llega a octubre”, afirma Camilo Tiscornia, de C&T Asesores Económicos. “Y la principal consecuencia es una mayor presión sobre el dólar”.

Los economistas detectan un momento clave en 2015: la definición de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). En ese momento será el comienzo del fin de la incertidumbre política, aunque no faltarán temblores, ya que habrá disputas sobre quién pagará el costo del ajuste, según comentó a PERFIL el economista jefe de FIEL, Juan Luis Bour.



Florencia Barreiro