ECONOMIA LUCHA CONTRA LA INFLACION

Admiten que subas del dólar aún se trasladan a precios

El Gobierno asegura que el impacto del movimiento del tipo de cambio en la inflación va en caída, pero todavía queda trabajo por hacer. Ieral dice que la credibilidad del BCRA es clave.

Sturzenegger. Espera que la correlación entre devaluación e inflación sea menor al 18%.
Sturzenegger. Espera que la correlación entre devaluación e inflación sea menor al 18%. Foto:Cedoc Perfil

El alivio que representó la baja del dólar, que cerró ayer a $17,60 después de la fuerte presión en el mercado antes de las PASO, que llevó la cotización a $ 18 aun con importantes ventas de divisas por parte del Banco Central, permitió despejar dudas sobre la libre flotación y volver a analizar cuánto de este último salto cambiario se trasladará a precios.

Desde la óptica del Gobierno, el objetivo de que los sucesivos altibajos del dólar se vayan despegando cada vez más del traslado a precios va cobrando forma, mientras que miembros del equipo económico admiten que “el último salto de la divisa tendrá impacto en la fijación de precios y que se tardará un poco más en que los sectores de la economía naturalicen los vaivenes del tipo de cambio”.

Jorge Vasconcelos, vicepresidente de Ieral, dijo a PERFIL: “El principal elemento para que un salto del dólar se traslade a precios es la credibilidad del Banco Central”, y agregó: “Se debe a que los formadores de precios miran cuál es el grado de libertad con el que la entidad decide el nivel de tasa de interés, si tiene o no restricciones políticas”.

Bajo esa mirada, agregó: “En abril, cuando no se vislumbraba una reactivación, tuvieron la independencia para subir la tasa 150 puntos básicos –hasta el nivel actual 26,25%–, y eso sumó credibilidad”, y advirtió que “las intervenciones en el mercado cambiario para contener al dólar antes de las PASO no ayudan en este sentido”. El Banco Central había argumentado que se intervendría si se observaban situaciones disruptivas en el mercado.

Con todo, en el equipo económico evalúan que “no es algo que se va a resolver en lo inmediato, podría llevar más tiempo y seguramente será algo gradual, en donde cada movimiento del tipo de cambio se vea cada vez menos en los precios”.

Uno de los puntos a favor es que “la inflación internacional es baja, por lo que sería difícil convalidar importantes subas de precios. Con políticas muy restrictivas, Chile lo resolvió en los años 90 con mucho mayor esfuerzo porque la inflación en el mundo triplicaba la de ese país”.

Todavía queda un camino por recorrer: esta semana Federico Sturzenegger, presidente del BCRA, destacó que la correlación entre la tasa de devaluación mensual y la inflación mensual “se desplomó notoriamente desde diciembre de 2015”. Citó que entre 2011 y 2015 “la correlación entre inflación y devaluación era del 73%. En contraste, desde diciembre de 2015 hasta el día de hoy esa correlación se ubicó en torno al 18%”.

Mercado post PASO. La Bolsa vivió un clima de fiesta que disparó la cotización de las acciones del sector energético y bancario y fue el motivo por el que los inversores decidieron tomar ganancias el jueves y tener un comportamiento moderado en la última rueda.

El índice Merval cerró ayer muy cerca de los 23 mil puntos, con una ganancia de 1,2%, y acumula una suba de 35% en lo que va del año. 

Entre las principales acciones, Edenor trepó 3,8%, mientras que Pampa retrocedió 1,2% pero acumula una ganancia de 88% desde enero. 

Transener tuvo el mismo recorrido: a la fuerte suba del lunes por las perspectivas de una continuidad en la política energética, se sumó la toma de ganancia del jueves, y terminó la semana con un moderado avance de 0,9%, pero con un importante acumulado de 115% desde que comenzó el año. Los bonos en dólares cerraron con leves beneficios y acumulan subas de 16% este año.