ECONOMIA CRÍTICO

Ahora López Murphy es pesimista: "Hay desequilibrios en el déficit primario"

El exministro de Economía se mostró preocupado por el valor del dólar y las cuentas públicas. ¿Ve "brotes verdes"?

Ricardo López Murphy.
Ricardo López Murphy. Foto:Twitter
El ex ministro de Economía Ricardo López Murphy consideró hoy que la Argentina tiene "una apreciación cambiaria muy severa", producto de "desequilibrios concentrados en el déficit primario" de las cuentas públicas.

Al disertar en el Congreso Económico Argentina, organizado por ExpoEfi, López Murphy sostuvo también que la Argentina "viene de seis años de paralización" en materia económica y advirtió que si el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cumple sus promesas electorales, "aumentarán las tasas y el dólar".

"Esa sería una noticia terrible para América Latina", puntualizó el economista, quien además señaló que a la Argentina también podría complicarla "la desaceleración del crecimiento de China y, sobre todo, los problemas políticos internos" que podrían darse en ese país. 

Respecto de la economía local, López Murphy señaló que "tenemos desequilibrios concentrados en el déficit primario" de las cuentas públicas, producto del elevado nivel del gasto, pero subrayó que "hay brotes verdes" en la economía, que podrían comenzar a sentirse en los próximos meses.

Para el ex ministro de Economía, los desequilibrios que generan el déficit primario llevan a "una apreciación cambiaria severa" y destacó que, a su vez, trae como consecuencia " problemas en la inversión y en el empleo". López Murphy disertó en un panel sobre Economía Internacional, en el que también participaron el economista Ricardo Arriazu, el analista internacional Carlos Pérez Llana, y el periodista Alberto Padilla.

Todos coincidieron en que se verifica una tendencia internacional hacia gobiernos que impulsan el nacionalismo económico y mencionaron los casos de Trump, el Brexit, Holanda, Italia, Austria y Francia. De todos, destacaron que el proceso de globalización continuará, más allá de esas tendencias. "La globalización no va a morir porque su motor es la innovación tecnológica", expresó Pérez Llana, que definió la situación del mundo como "parecida a la que se dio desde el fin de la Primera Guerra Mundial hasta el comienzo de la Segunda".

Para el analista "desde la crisis internacional de 2008, las clases media de los países desarrollados empezaron a perder ingresos" y eso es lo que está motivando el cambio de tendencia hacia gobiernos más proteccionistas, donde, según su opinión, "la prensa es un enemigo".

Arriazu también relacionó la globalización con la prensa y destacó que "la globalización está impulsada por los medios de comunicación y advirtió que "hay peligro de que vayamos hacia gobiernos populistas, autoritarios, sectarios y demagogos".

Por su parte, Padilla relativizó el hecho de que Trump fuera a cumplir sus promesas electorales, como el Muro que separá a Estados Unidos de México, y comentó que "los analistas internacionales, más que los locales, son muy optimistas sobre el futuro de la Argentina".