ECONOMIA LA NACION SE DESLIGA


Analizan el traspaso del servicio eléctrico a la Ciudad y la Provincia

Es “una hipótesis de trabajo”, afirmó Capitanich. Pidieron a las empresas que “pongan la cara” ante los reclamos de los usuarios.


Foto:Telam

AGENCIAS El Gobierno continúa con la batalla discursiva para desligarse de la responsabilidad respecto de los cortes de luz que afectan a miles de vecinos en los últimos días. Ayer, inauguraron un call center para recibir quejas de usuarios, pidieron a las compañías Edenor y Edesur que se hagan cargo ante la gente, y hasta deslizaron que un eventual traspaso de la concesión a la órbita de la Ciudad y la Provincia (al estilo de lo ocurrido con el subte) es una posibilidad real. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, justificó que la gente proteste en la calle reclamando energía eléctrica ante los diversos cortes de luz en Capital Federal y alrededores, pero pidió “razonabilidad” en las manifestaciones “no propiciando” la interrupción del tránsito. Además, Capitanich insistió que las empresas “Edesur y Edenor son las únicas responsables del servicio y deben ejecutar los planes de inversión correspondiente”. En cuanto al eventual traslado de los servicios de distribución al ámbito de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires, Capitanich sostuvo que esta posibilidad forma parte de una “hipótesis de trabajo”. “Los vecinos cuando no reciben el servicio, protestan con razón. Las empresas deben hacerse cargo e informar a sus clientes”, expresó el funcionario durante una conferencia de prensa en la Casa Rosada. El jefe de ministros, junto con el titular de Planificación Federal, Julio De Vido, inauguraron ayer un centro de asistencia a los vecinos afectados por la interrupción del servicio eléctrico, que se viene produciendo en algunos puntos de la Ciudad desde hace 14 días, debido a la ola de calor que motiva una fuerte demanda eléctrica, el sobrecalentamiento de redes de distribución y el corte del suministro. “Este centro de atención apunta a humanizar el reclamo, precisamente lo que no hacen las compañías responsables de garantizar el servicio”, indicó De Vido. El ministro explicó que “una vez recibidos los reclamos se genera el traslado de los mismos en tiempo real a Edenor y Edesur, y nuestros operadores hacen un seguimiento, a partir de las dos horas, para chequear si efectivamente fue resuelto el problema”. Se trata de otro intento del Gobierno de posicionarse como víctima del problema energético, que según expertos, en el sector eléctrico se produce como consecuencia de años de falta de inversión producto de tarifas congeladas y costos en alza, que permite a los empresarios del ramo excusarse de realizar desembolsos. Edenor está en manos del grupo Pampa, de Marcelo Mindlin, cercano al Gobierno, y Edesur, del grupo español Endesa, controlado a su vez por los italianos de Enel. Ambos funcionarios pidieron a las empresas “una actitud diferente” frente a la emergencia. “Tienen que hacerse cargo, para eso firmaron un contrato que los responsabiliza”, agregó de Vido. ”Las empresas tienen que resolver rápidamente los problemas que demandan los usuarios, y en virtud de ello establecer parte de las multas y resarcimiento, especialmente tienen que bregar con sus cuadrillas de personal para reparar rápidamente los problemas”, concluyó Capitanich



Redacción de Perfil.com