ECONOMIA DIALOGO CON JOE KAESER

“Aprendimos la lección”, afirma el CEO global de Siemens por los DNI

El titular de la multinacional alemana habló del escándalo que marcó a la empresa en 2011. Y asegura que ahora están “muy comprometidos con la Argentina”.

INVERSOR. Joe Kaeser pasó por México.
INVERSOR. Joe Kaeser pasó por México. Foto:cedoc

Desde Ciudad de México

Con una fuerte ratificación sobre el interés de hacer negocios en la Argentina y una autocrítica sobre el caso de corrupción que marcó a su compañía, el CEO global de Siemens, Joe Kaeser, se mostró optimista sobre la economía nacional. En Ciudad de México, en el marco de la firma de un memorandum para inversiones en el país presidido por Enrique Peña Nieto, donde PERFIL viajó como invitado, el principal ejecutivo de la firma alemana señaló que “la empresa está muy comprometida con la Argentina”.

En medio de un “mundo mucho más incierto”, según sus propias palabras, y con un claro mensaje de respaldo a México frente al embate que el presidente norteamericano Donald Trump emprendió sobre ese país y las empresas que operan en él, el directivo de una de las mayores empresas de tecnología del mundo mantuvo su compromiso con el gobierno argentino en donde todavía deben cerrarse acuerdos.

—¿Cuáles son las expectativas de Siemens en Argentina este año y qué previsiones tiene sobre la economía del país?

—Visité al presidente Macri el año pasado y también espero que haya una nueva visita, tenemos un memorandum de entendimiento con el país para avanzar en la generación de energía y en el desarrollo de infraestructura. Nosotros nunca dejamos el país, ni en los mejores momentos ni en los malos y estamos muy comprometidos con la Argentina porque creemos que es un país muy poderoso y del que estamos muy orgullos de estar presentes.

—El caso Odebrecht trajo nuevamente el debate en la sociedad sobre la transparencia en las grandes empresas. ¿Piensa que Siemens se ha recuperado tras el caso de corrupción en Argentina?

—Bueno, díganme ustedes si lo hemos superado. Creo que es importante lo que la sociedad piense sobre Siemens y no solamente lo que yo piense sobre nuestra imagen. Nosotros aprendimos la lección de la manera más difícil y lo sabemos ahora. Por eso desde entonces, desde Siemens tenemos muy, muy en claro que la relación entre la empresa y la sociedad debe comprender una serie de valores que nosotros debemos proveer y que debe pensarse en una relación a largo plazo. Hemos recorrido un largo camino y hemos tomado muchas medidas para salir adelante.


Negocios. La prioridad para el desarrollo de proyectos en la Argentina, donde prometieron invertir 5 mil millones de euros, está centrada en poder responder técnicamente a las exigencias que Cammesa incluirá entre los licitaciones de capacidad adicional estimadas para marzo o abril, de acuerdo con José Aparicio, vicepresidente de Energía y División de ventas de Gas de América Latina, quien agregó que hasta el momento las licitaciones se realizaron dentro de las fechas programadas.

“Nuestra estimación de crecimiento del PBI para Argentina en 2017 es de 3%, pero lo importante es asegurar el suministro de energía eléctrica como la base y el sustento del crecimiento, buscando equipos de nueva generación y la combinación con energías renovables”, resumió Aparicio.


Un caso emblemático

El acuerdo en 1998 para la confección de documentos nacionales de identidad (DNI) entre el gobierno de Carlos Menem y la empresa Siemens IT Servicios SA, una subsidiaria de la multinacional Siemens, fue investigado por la justicia federal que determinó que ejecutivos de la firma pagaron sobornos a funcionarios de primera línea para ganar la licitación.

El juez Federal, Ariel Lijo, procesó y aplicó embargos millonarios a nueve ejecutivos por el delito de “cohecho activo”, tras comprobar que unos US$ 106 millones de la empresa fueron destinados a intermediarios y miembros del gobierno menemista.

La empresa separó de sus cargos a los ejecutivos que debieron enfrentar a la Justicia y en 2008 brindó datos en los Estados Unidos sobre el caso argentino, que en realidad era sólo una parte de un entramado mayor. “Había fraudes al accionista y también externos por US$ 1.000 millones, entre 2001 y 2007, en más de treinta países, uno de los cuales era la Argentina”, contó en abril de 2011 en revista Fortuna quien por entonces era su CEO, Enrique Genzone, en un histórico mea culpa.