ECONOMIA REUNION URGENTE CON 15 EMPRESAS

Aranguren buscará mañana aplacar la tensión petrolera

Los precios internos de 2017 inquietan a las firmas, que se quejan por el aumento de la importación. Críticas al ex colega y ministro.

MEDIDAS DE FUERZA. Del sindicalista Pereyra, por despidos en YPF.
MEDIDAS DE FUERZA. Del sindicalista Pereyra, por despidos en YPF. Foto:telam

Juan José Aranguren recibirá mañana a las 10 a los ejecutivos de las 15 mayores empresas petroleras del país. Será, en la práctica, la primera reunión del año con una convocatoria tan concurrida con representantes sector hidrocarburífero. El ministro buscará contener el malestar de los empresarios petroleros, que se fue agudizando en las últimas semanas por la indefinición de la cartera de Energía en algunos temas sensibles de la industria, como la fijación de los precios internos del crudo y del gas para 2017, y también por el efecto negativo sobre la producción local de petróleo generado por el fuerte incremento de las importaciones de naftas y gasoil. Todo eso en el escenario de crisis por el despido de 1.700 trabajadores por parte de contratistas de YPF y la casi certeza de que esa conflictividad gremial se intensificará en provincias como Chubut y Santa Cruz por la caída del precio interno del petróleo.

Pese a eso, Aranguren buscará recuperar la iniciativa informando a los ejecutivos los detalles del nuevo convenio colectivo de trabajo para Vaca Muerta que viene negociando desde hace dos meses con Guillermo Pereyra, líder del sindicato petrolero de Neuquén. De esa mesa de discusión participaron también YPF, Pan American Energy (PAE) y Total, tres de los principales productores de la cuenca Neuquina. Pero no el resto de las compañías petroleras, que fueron acumulando irritación por ese desplante.

Aranguren explicó esta semana en un seminario organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) que el presidente Mauricio Macri apunta a presentar el nuevo acuerdo gremial –que en los hechos prevé una flexibilización de las condiciones laborales– el 13 de diciembre, durante la celebración por el Día del Petróleo. La idea de máxima es dar a conocer también en ese ágape un nuevo programa de estímulo a la inversión en gas, el principal combustible de la matriz energética argentina.

La agenda de los petroleros para la reunión de mañana tiene poco de entusiasta y mucho de malestar. La enorme mayoría de los empresarios de la industria cree que Aranguren desatendió el andar del segmento de exploración y producción de hidrocarburos durante los primeros 11 meses de su gestión. Quienes tratan con él siguen reconociendo sus cualidades personales, pero cuestionan la falta de voluntad para intervenir y buscar morigerar los efectos locales de la crisis internacional del petróleo. Por ejemplo, entre los productores no logran entender por qué el ministro no intervino frente al aumento significativo de la importación de naftas y gasoil, que termina reportando una ganancia adicional para empresas refinadoras y traders (intermediarios) de combustibles. Lo concreto es que, a raíz de esa mayor cuota de combustibles importados, hoy sobra petróleo local en el mercado interno. Y las compañías productoras –con YPF, PAE, Chevron, Pluspetrol y Sinopec a la cabeza– están pensando en exportar a pérdida.

Las petroleras, en especial las pequeñas y medianas, tampoco interpretan por qué el Ministerio hace la vista gorda cuando las empresas refinadoras ofrecen pagar ahora mismo el petróleo local a valor internacional. En Neuquén, por ejemplo, son varias las productoras que se vieron obligadas a vender crudo Medanito a US$ 52 (contra los 63 que venían recibiendo hasta noviembre) por presión de las refinadoras. El brusco descenso del precio del barril criollo desembocará en un ajuste del nivel de actividad y, por lo tanto, en más despidos.