ECONOMIA ESTACIONALIDAD Y ENFRIAMIENTO

Aunque a menor ritmo, los precios siguen creciendo y ya pronostican 2%

PERFIL COMPLETO

Foto:Marcelo M. Abbate

Por una menor actividad, la inflación, aunque se mantiene alta, está bajando un escalón. Tras mediciones que la ubicaron entre 2,6 y 3% en marzo, por debajo del nivel de enero y febrero, en abril las mediciones de las primeras semanas anticipan un ritmo de aumentos menor, que se animan a situar en el 2%.

“La desaceleración semanal es generalizada”, indica el último reporte de la firma Elypsis, donde unos 25 rubros tuvieron variaciones menores a la semana previa y sólo hubo 12 superiores. Según la firma que conduce Eduardo Levy Yeyati, el costo de vida relevado entre el 7 y el 13 de marzo trepó 0,3% semanal, mientras el promedio semanal de marzo había sido 0,5%. Las mediciones de precios que hace el Estudio Bein & Asociados muestran que los alimentos aumentaron 1,2% en las primeras dos semanas de este mes, “la mitad de lo que habían subido en marzo y un cuarto del ritmo de febrero”, explica Marina Dal Poggetto, directora de la firma.

En igual sentido se manifiesta Carlos Melconian, economista del PRO, que le asigna una chance al Gobierno de que en el segundo trimestre pueda conseguir llevar la inflación al 2% mensual. “La estacionalidad de abril y mayo es históricamente baja, si el costo de vida no cede al 2% estaremos en un problema”, asegura.

Este mes comienzan a sentirse los primeros aumentos en facturas de agua y gas aplicados tras la quita de subsidios que implican alzas de hasta el 400%. Sin embargo, estos servicios tienen poca ponderación en los índices, no son generalizados en todo el país y todavía no incluyen electricidad, explican los analistas.

Desde Consumidores Libres, en tanto, afirman que “no hay desaceleración alguna”. Según su medición, en la primera quincena los precios treparon 2,2% cuando en igual período de 2013, en pleno congelamiento fijado por el ex secretario, Guillermo Moreno, lo habían hecho 0,45%. Aunque desacelera, la inflación sigue en torno al 35% para todo el año y presiona sobre los reclamos salariales, al tiempo que amenaza con licuar la ganancia de competitividad tras la devaluación.



Jairo Straccia