ECONOMIA ESTABLECIMIENTO LA ESPERANZA, DE JUJUY

Azúcar orgánica de un ingenio recuperado

Logró exportar el producto a América del Norte. Se embarcaron 168 toneladas del total de 344 acordadas con Canadá para la zafra 2014. Proponen una reconversión sustentable.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
Esta es la primera campaña totalmente mecanizada que lleva adelante Ingenio La Esperanza, con una proyección de producción de aproximadamente 60 mil toneladas de azúcar, superando la zafra anterior. El incremento en la producción se debe principalmente al buen desarrollo que alcanzaron los cañaverales y al mejor proceso industrial tras las inversiones realizadas.
El ingenio cuenta con una superficie de 5 mil hectáreas certificadas por la Organización Internacional Agropecuaria (OIA), que permite exportar a Europa y América del Norte, entre otros mercados. De la producción proyectada de 2.500 toneladas de azúcar orgánica, el ingenio logró exportar 344 toneladas a Canadá, que están siendo enviadas en cuatro embarques. El producto fue adquirido a un precio de US$ 850 la tonelada, precio FOB Buenos Aires. Se estima que el primer embarque, que ya está en altamar, arribará al Puerto de Montreal (Canadá) los primeros días de diciembre, mientras que el último lo hará a principios de 2015.
Bajo la administración de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR), es la primera vez que el ingenio logra concretar una exportación de este tipo.
El contacto con el comprador se realizó a través de la participación en ferias internacionales de productos orgánicos. Esta zafra 2014 se enmarca dentro del proceso de recuperación de Ingenio La Esperanza y de los pobladores de la microrregión de San Pedro, encarado en 2013 por la Unidad para el Cambio Rural. A modo de síntesis, en 2013 la firma Roggio, que en ese momento mantenía bajo arriendo el ingenio, no prorrogó el contrato. Luego, impulsada por el Ministerio de Agricultura, una delegación de la UCAR encaró la creación del Comité de Gestión y Seguimiento para su recuperación integral.
En el área de fábrica se recuperó la capacidad de producción, con moliendas diarias que llegaron al orden de las 6 mil toneladas. A esto se sumaron distintas transformaciones, como el reordenamiento de las operaciones, la reparación de las calderas, el accionamiento de los trapiches, y la adecuación de los sistemas de gas a la normativa vigente.
Por otra parte, tuvo lugar una modernización en el área de administración general, y se otorgó especial atención a la higiene y la seguridad mediante capacitaciones para la prevención de enfermedades como el dengue. La creación del área ambiental con personal idóneo inició una nueva línea de trabajo, orientada a la producción ambientalmente sustentable.
Desde el Ministerio se plantea concretar otras transformaciones, como la adopción de la cosecha mecanizada integral.

Lorena Rodriguez