ECONOMIA EN GUERRA CON SUPERCARD

Bancos extranjeros sólo ofrecerán tres cuotas y con topes en los súper

La puja entre los supermercados y los bancos por no asumir la pérdida de rentabilidades, una de las consecuencias del  congelamiento de precios dispuesto por el Gobierno en las grandes cadenas, tendrá esta semana nuevas definiciones por parte de las entidades del sistema financiero.

La semana pasada, los bancos nucleados en Adeba y Abappra –de capitales nacionales privados y públicos–, anunciaron que reducirán de 45 a 30% la tasa que cobran sobre los saldos financiados de las compras con  tarjeta de crédito, se espera ahora la propuesta de las firmas que integran la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), los de capital extranjero.

El viernes, se reunieron sus directivos, y de allí surgió que la posición con mayor consenso difiere de lo anunciado por sus colegas nacionales. “La mejor manera de beneficiar a los clientes es ofrecer un descuento sobre alimentos básicos tanto para los que financien sus compras como para los que no lo hagan”, señaló a PERFIL un analista financiero que interviene en las negociaciones por ABA. y agregó que “la decisión final se acercará a un plan de tres cuotas con descuentos que tendrán un tope máximo en una cifra que rondaría los $ 100 o 200 pesos”.

Entidades de peso en el mercado de las tarjetas de crédito como el Santander Río, BBVA Banco Francés, Citi, Itaú y Deutsche Bank buscan que el esquema que sea presentado esta semana sea articulado directamente con los clientes.
“Al tratarse de costos que asumirán los bancos, los descuentos son computados en el resumen de la tarjeta –de crédito o débito– a fin de cada mes, y no en la caja del supermercado, como sucedería si el costo de las promociones fuera asumido por los supermercados”, aclararon.

En otras entidades evaluaron que una iniciativa de ese tipo, “sin dudas es acotada, pero nadie nos garantiza que en los meses que siguen las presiones de la secretaría de Comercio Interior –dirigida por Guillermo Moreno– no vayan en aumento y nuevamente tengamos que ofrecer más a los tenedores de tarjertas”.

En suma, el menor entusiasmo por ofrecer descuentos en los supermercados, se compensará con una mayor presencia de beneficios que ya comenzaron a promocionarse en shoppings. “Los bancos y las tarjetas sabemos que la mejor estrategia comercial será fidelizar clientes de mayores ingresos con promociones en los centros comerciales”, adelantaron fuentes del sector.



Paola Quain