ECONOMIA SE REUNIERON ANOCHE

Banqueros optimistas en la clásica cena del dueño del Macro en Punta del Este

.

PERFIL COMPLETO

MAMA GANSO. La quinta de Jorge Brito recibió a 60 ejecutivos.
MAMA GANSO. La quinta de Jorge Brito recibió a 60 ejecutivos. Foto:Federico De Bartolo
Después de una agradable jornada con 24 grados en Punta del Este, más o menos los mismos sesenta banqueros y empresarios de siempre se congregaron a las 21.30 en Mamá Ganso, la quinta que Jorge Brito, el dueño del mayor banco privado argentino, el Macro, tiene en ese balneario uruguayo. Además del clima, algo de alivio y optimismo –no euforia– teñía las primeras charlas que se realizaban al cierre de esta edición: el consenso es que el efecto Trump no fue tan malo para los mercados como se pensaba. Y relataban para ello varias colocaciones de deuda en el exterior que se están cerrando y que se completarán, incluida la del Gobierno el próximo jueves.

Referentes de la banca nacional (no los extranjeros) como el presidente de Adeba, Daniel Llambías, Eduardo Escasany (del Galicia) y João Pecego (Patagonia), charlaban con Carlos Melconian, un habitué que va desde que era sólo un consultor, pero que ahora también oficia de presidente del Banco Nación y principal interlocutor con gremios y obviamente la Casa Rosada. Temprano llegó también el todoterreno de la Unión Industrial Argentina (UIA) y dirigente del Frente Renovador, José Ignacio de Mendiguren, al igual que el titular de Fiat, Cristiano Rattazzi y Miguel Acevedo, de Aceitera General Deheza. Un infaltable es siempre el embajador de la Argentina en Uruguay, un Guillermo Montenegro mucho más relajado que quienes quedaron en torno al Presidente y hoy se ocupan de cómo controlar cortes de ruta o de explicar el futuro del jefe de Inteligencia, Gustavo Arribas, un tema del que habrá contestado más de una consulta.

Al cierre de esta edición, mientras degustan el tradicional cordero y también algún pescado en el megaquincho de la estancia que tiene 25 hectáreas, animales silvestres y helipuerto, Brito celebraba la exitosa colocación de obligaciones negociables de Genneia, su empresa de energías renovables: US$ 350 millones a 5 años al 8,75% anual. El consenso es que al final el temblor por el triunfo de Donald Trump no había sido tan serio para el financiamiento de las empresas. “Habrá 3 o 4 empresas saliendo al mercado”, se escuchó también entre plato y plato. Había acuerdo en que fue un acierto del Gobierno adelantar el 65% de las necesidades de financiamiento de este año.
Con las elecciones a la vista, el balance entre política y cambios laborales en pos de productividad que procura el gobierno de Mauricio Macri fue otro tema de charla: “Si el camino es el de Vaca Muerta, creo que no habrá conflictos”, dijo un invitado.