ECONOMIA EXPECTATIVAS SOBRE LA UIF


Blanqueo: los bancos piden normas específicas para casos de lavado

Con una llegada de un nuevo blanqueo de capitales, existe una fuerte expectativa en el sistema financiero sobre cuál será el rol que los bancos deberán cumplir cuando sus clientes decidan “exteriorizar capitales”.
Las conversaciones informales entre las principales entidades del sistema y organismos de control, entre otros funcionarios, advierten un fuerte espíritu modificar algunos aspectos contenidos en el blanqueo anterior. Si bien el proyecto de Ley no contiene detalles de cuáles serán sus obligaciones, esperan que luego de su aprobación, una norma específica delimite la forma en la que deberán actuar.
En estos días, son los propios bancos los que tienden puentes para evitar revivir la experiencia del proceso que finalizó en diciembre pasado, sobre el que subsiste el fresco recuerdo de grandes dolores de cabeza.
Fue entonces cuando las entidades quedaron al frente de la recepción de capitales que buscaban ser traducidos en cedines (Certificados de Depósitos de Inversión), y las normas internacionales para combatir el lavado de dinero proveniente de delitos como el narcotráfico, terrorismo, y trata de personas, los obligaba a redactar informes (Reportes de Operaciones Sospechosas, ROS) a los organismos de control como la Unidad de Información Financiera (UIF). Según los directivos financieros, anteriormente no se dio un curso apropiado a los expedientes, pero tienen expectativas en la gestión de Mariano Federici, titular de la UIF, sobre quien estiman que tiene experiencia internacional en el tema y “conoce las dificultades locales”.  Desde ese organismo se adelantó que se creará una Mesa de Coordinación y se reforzará la protección de los ROS.
“Esperamos que ahora la lupa se coloque sobre el dinero sucio –proveniente de actividades ilegales–, y se permita el ingreso de capitales negros –no declarados–”, dijo el director de un banco de capitales extranjeros que agregó el primer filtro será la política de “conozca a su cliente” que establece criterios básicos para los bancos.
“Si sabemos qué actividad tienen y cuáles son los ingresos entre otras cosas como sus consumos, podemos inferir si ha evadido impuestos o si intentan ingresar dinero sucio al sistema. Lo más eficiente sería informar sólo los casos que realmente responden a las alertas de los organismos como el Grupo de Acción Financiera (GAFI), y que luego se haga un examen exhaustivo de cada uno de ellos”, apuntó otro directivo bancario que consideró que un ingreso de US$ 20 mil podría considerarse un éxito.

Paola Quain