ECONOMIA OTRO FRENTE DE CONFLICTO

Bonistas italianos quieren cobrar US$ 2.700 millones en el Ciadi

Mientras avanzan las audiencias en el Banco Mundial, los acreedores no descartan sumarse a un arreglo en Nueva York.

Tras la apertura de la negociación con los fondos buitre en los Estados Unidos, otro frente de la batalla por la deuda se encamina a la definición: el litigio con los holdouts italianos en el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial donde mantienen un reclamo por 2 mil millones de euros, equivalentes a US$ 2.700 millones aproximadamente.

El caso se conoce como Abaclat vs. Argentina y por la audiencia desfilan expertos en economía y en leyes, y ex funcionarios argentinos. El lunes pasado, comenzaron las audiencias finales en Washington entre los representantes del gobierno argentino y los bonistas italianos que no entraron el canje, representados por la Task Force Argentina en Italia, a cargo de Nicola Stock, que aseguró que esperarán la decisión del Ciadi pero que también están dispuestos a negociar con la administración de Cristina Fernández. Todavía no hay fecha para la decisión del tribunal arbitral.

La audiencia, que termina esta semana, tiene como antecedente una decisión de agosto de 2011 donde el tribunal del Ciadi se declaró “competente” para tomar el caso de los italianos, que reclaman una compensación bajo el acuerdo de inversión bilateral entre Italia y Argentina. Para la defensa argentina, la interpretación del tribunal del Ciadi sobre su competencia y la “protección” del acuerdo financiero por el tratado bilateral de inversión es cuestionable.

Mientras tanto, bajo el escenario de una posible negociación con los fondos buitre y holdouts en Estados Unidos, después de que la Corte Suprema estadounidense se negó a tomar el caso de Argentina contra NML, los italianos también se ilusionan con un toma y daca propio.

Si hay acuerdo con los fondos buitre en Estados Unidos, los holdouts italianos esperan que –ya en 2015, cuando la cláusula que impide una mejor oferta esté vencida– se pueda negociar. “No somos Elliott, somos minoristas, y la mayoría esperamos un pago, una parte en efectivo. Hay acreedores que llevan 12 años esperando cobrar y tienen 80 años”, dijo Stock desde Washington, donde esta semana seguirá participando de la audiencia final. Los holdouts ven más razonable “un acuerdo al estilo Repsol”, con bonos negociables. “No podemos aceptar bonos largos”, agregó el abogado. “Vamos a seguir en el Ciadi, pero si el Ciadi falla a nuestro favor y la Argentina abre una negociación, estamos dispuestos a negociar. Eso lo deberá decidir la Argentina”, aseguró.

Frente a la posibilidad de un nuevo canje, el titular de la Task Force consideró que fue un “bluf”. “Es difícil de realizar en poco tiempo”, dijo mientras en Brasil, Italia trataba de remontar un resultado negativo contra Costa Rica. “No somos buitres. Compramos la deuda legítimamente, no después del default”, aseguró Stock a PERFIL, y soltó: “Muchos de los que hoy se presentan como amigos de la Argentina sí son buitres”.



Patricia Valli