ECONOMIA QUIEREN VARIAS RUTAS

Buscan atraer a las “low cost” pero el mercado local es hostil a ese negocio

.

NORWEGIAN. La compañía noruega, una de las firmas por venir.
NORWEGIAN. La compañía noruega, una de las firmas por venir. Foto:Cedoc Perfil
La apertura del mercado aerocomercial a la competencia fue uno de los puntos que cuestionó la ex titular de Aerolíneas, Isela Costantini, que esperaba eliminar el déficit para que la pelea llegara ‘en igualdad de condiciones’.

Con la licitación de rutas en puerta, en tanto, operadores que buscan ampliar la oferta y propagar el modelo ‘low cost’, las líneas de bajo costo que se expandieron en el mercado europeo y, aunque en menor medida, en los Estados Unidos. Las experiencias pasadas, recuerdan quienes conocen el sector, no prosperaron: Dinar, Southern Winds y American Falcon, entre otras, son algunas de las que intentaron un modelo alternativo sin éxito.

“Una mayor competencia siempre es buena, beneficia al consumidor. Pero el modelo necesita aeropuertos alternativos y una serie de inversiones que hoy no están claras”, planteó el presidente de la Federación de Agencias de Viajes y Turismo, Fabricio Di Giambattista, quien en las últimas semanas cuestionó la política de recortes de Aerolíneas, que decidió poner fin a las comisiones que le paga a las agencias de viaje. “En algunos países de Europa las inversiones en nuevas terminales estuvieron a cargo de los privados, pero hoy por hoy no está claro sobre quién recaerán”.

En el Gobierno esperan que los planes que se presenten sean integrales. Una de las líneas que espera la autorización es “Flybondi”, que pretende operar Buenos Aires desde El Palomar. Las tasas de Aeropuertos Argentina 2000 hacen inviable el negocio, donde las aerolíneas además cobran por separado el equipaje o los servicios durante el viaje.

Si bien el Gobierno promueve la competencia, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, aclaró ayer que “no habrá una política de cielos abiertos” en el sector aerocomercial. Para el asesor presidencial, sin embargo, el negocio aerocomercial “no es visto en muchos países del mundo como servicio público”.

La idea es reducir el déficit, algo que en su año de gestión Costantini llevó adelante, algo que Quintana le reconoció. “Logró bajar el déficit a la mitad”, sostuvo en declaraciones a radio La Red. “Nosotros tenemos una mirada de que Aerolíneas tiene que estar al servicios de todos los argentinos, pero no puede tener a los argentinos por rehenes”, indicó. En 2017, los subsidios tendrán un límite de $ 3 mil millones, un 23% menos que este año.