ECONOMIA HAY DEFICIT BILATERAL

Buscan venderle más a México, que intenta cubrirse de Trump

Ante posibles medidas de la Casa Blanca, empresas mexicanas sondean proveedores argentinos. Demandan trigo, pero no harina.

Una misión de 17 empresas y cámaras, y cuatro funcionarios del gobierno mexicano visitó la Argentina antes de pasar por Brasil para asegurar proveedores y diversificarse frente a la presión de Donald Trump. Si bien por ahora todo quedó en retórica, México podría ver la primera medida comercial en su contra en junio, si la Casa Blanca sube aranceles a la caña de azúcar mexicana, medida para la que México ya tiene preparada respuesta. “No queremos una escalada comercial”, afirman, aunque el plan B para asegurar otros mercados ya está en marcha. Así, mientras el gobierno de Mauricio Macri y el de Enrique Peña Nieto negocian ampliar el acuerdo de complementación económica conocido como ACE-6, los privados vinieron a conocer a sus futuras contrapartes comerciales.

“También hay que prestar atención al ACE-55”, el acuerdo automotor entre los dos países, remarcó Raúl Urteaga Trani, coordinador general de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura mexicana. El objetivo de México es que se eliminen los cupos para la importación (que vencen en 2018) y se vuelva al esquema de libre comercio de autos entre los países. Y la ampliación de las compras de productos como trigo, maíz, soja, arroz o limones, entre otros, es moneda de cambio. En junio las partes volverán a reunirse para renegociar estos acuerdos. E incluso se anticipa que hacia fin de año, Macri podría visitar a Peña Nieto para ponerles la firma a los nuevos pactos si prospera la negociación.

Parte de la delegación privada vino con un objetivo claro: llevarse consigo un barco de 35 mil toneladas de trigo para probar la calidad en la molienda. Así lo explicó José Luis Fuente Pochat, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Molinera de Trigo, Canimolt, que se reunió con comercializadoras pero también con los productores directos, como Molino Cañuelas. Por la época del año, el trigo argentino ya fue negociado aunque quedaron algunos remanentes, incluso toneladas para el mercado interno que las empresas evaluaron enviar a México para poder cumplir con este primer embarque y avanzar después en una relación de más largo plazo. El interés del sector está basado en la materia prima. “No vamos a comprar harina”, aseguró Fuente Pochat, porque México busca aumentar su molienda, además de asegurar proveedores por fuera de los Estados Unidos en el caso de que Donald Trump avance con los aranceles para productos mexicanos, lo que terminará en medidas espejo. “En el peor de los casos, Trump puede estar cuatro u ocho años al frente de los Estados Unidos, pero la relación comercial es entre privados”, relativizó el representante de la molienda mexicana.

Las estimaciones de la Sociedad Rural señalaron que con la ampliación del ACE-6, las ventas a México podrían llegar hasta los US$ 8.900 millones. “Es ambicioso pero es algo que se podría lograr en cinco años”, aclaró Alejandro Vázquez Salido, uno de los representantes del gobierno mexicano.