ECONOMIA LE ADJUDICARON DOS PROYECTOS

Caputo presionó en Energía para moldear una licitación

.

NEGOCIOS. El amigo del Presidente (derecha) gana influencia.
NEGOCIOS. El amigo del Presidente (derecha) gana influencia. Foto:Cedoc Perfil
Con la adjudicación de dos proyectos de cogeneración por 406 megawatt (Mw) en una licitación pública, Central Puerto, una de las mayores empresas eléctricas del país, que ubica entre sus accionistas a Nicolás Caputo, impuso sus intereses por sobre los criterios definidos por Juan José Aranguren. Es la primera vez que la compañía del mejor amigo del presidente Mauricio Macri prevalece sobre el ministro de Energía.

Lejos de algún favoritismo, la relación de Aranguren con Caputo fue tensa desde el minuto cero. El empresario pulseó hasta último momento para designar a hombres de confianza en el área de Energía Eléctrica. Macri bendijo a Aranguren, que puso su gente. Durante la primera licitación para instalar centrales pequeñas de generación eléctrica –se buscó atender la emergencia del sistema con plantas de rápido ingreso–, Central Puerto presentó un megaproyecto de 1.800 Mw que no respetaba los requerimientos del pliego. Pese a la presión de Central Puerto, la iniciativa fue de-safectada.

Esta vez la historia fue diferente. Tras la presentación de ofertas en la licitación lanzada bajo el paraguas de la resolución 287, Guillermo Reca, accionista controlante de Central Puerto, presentó una nota en el ministerio cuestionando la metodología técnica de evaluación de proyectos diseñada por Energía. Reca contó con el respaldo de Miguel Acevedo, presidente de la UIA, que está casado con una de las hermanas de Roberto Urquía, dueño de la cerealera AGD y socio ocasional de Central Puerto en uno de los proyectos de cogeneración en Terminal 6, que se terminó adjudicando. Acevedo y Reca cuestionaron la fórmula polinómica incluida en el pliego licitatorio por el equipo de Aranguren para seleccionar las obras ganadoras. El lobby de los empresarios causó amplio malestar entre otros grandes jugadores del sector eléctrico, como Pampa Energía e YPF, que fueron obligados a presentar en una segunda ronda una mejora de oferta de sus proyectos. La segunda vuelta se lanzó esta semana. Lo más lógico hubiese sido –según la opinión de los empresarios– mandar a todas las empresas a una segunda vuelta.