ECONOMIA ANUNCIOS ECONóMICOS

​​Cede Sturzenegger y Macri hace “sintonía fina” para acelerar el crecimiento, pero hay riesgos

​​Cambiaron las metas de inflación. Apuntan a 15% y no a 10 para el año que viene. Se viene una baja de tasas. Jefatura de Gabinete, Dujovne y Caputo, fortalecidos. La gran derrota del jefe del Central.

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, junto al jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, junto al jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Foto:Télam

Un año y dos meses después de anunciar su plan de metas de inflación, el Banco Central cedió y finalmente las cambió: ya no buscará un 10% el año que viene, sino un 15%, más en línea con el presupuesto del Poder Ejecutivo y aún algo por debajo de las proyecciones privadas. 

La decisión se anunció con una puesta en escena simbólica en conferencia de prensa en la Casa Rosada: quien anunció los nuevos objetivos en términos de costo de vida fue el ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne, mientras a un costado escuchaba el jefe de la ​autoridad monetaria, Federico Sturzenegger, por primera vez cómo parte del “equipo económico” y no como referente de un ente autárquico. La mesa la encabezó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Finanzas, Luis Caputo

Con las nuevas metas de inflación, “se corren un año” los objetivos oficiales, dijeron los funcionarios. Ahora se buscará 10% en 2019 y el 5% que se buscaba originalmente para ese año y se aspira a conseguirlo en 2020. 

La decisión significa una derrota para la conducción del Central, que venía aplicando tasas de hasta 29% en su política monetaria, mientras la inflación no cedía impulsada por subas de tarifas y combustibles, además de acompañar el crecimiento de la economía

La intención del giro, que Peña llamó “recalibrar” la economía, se venía plasmando en declaraciones de Dujovne que veía paritarias en 16% y en licitaciones de bonos en pesos donde Caputo pagaba menos intereses que Sturzenegger. Hasta la diputada Elisa Carri​ó, el fin de semana, había deslizado que el presidente del Central “debía entender”. Y entendió. 

Sturzenegger reconoció ante una pregunta de este medio que venía trabajando para otra meta, y subrayó junto a todos los funcionarios que no cejan en su objetivo anti-inflacionista o, aunque admitió que “será más gradual”. 

En ese sentido, aseguró que hará “un relajamiento de la política monetaria”, es decir, que bajará las tasas de interés, dando paso a un objetivo que ahora la Casa Rosada ubica como prioritario por encima de una caída abrupta de la inflación: asegurar algo más de crecimiento, mientras las previsiones se empezaban a ubicar más cerca del 2% que del 3% para el año que viene. Eso sí, ya asoman preguntas económicas ante la nueva jugada de Cambiemos

- ¿​Qué pasa si la baja de tasas alimenta más compras de dólares y salta más el precio, mientras se arrima a $ 19?

- ¿​Puede haber traslado a precios y por ende, junto a suba de tarifas, golpear el poder adquisitivo? 

- ¿​Llegará a las empresas el alivio financiero y la ventaja competitiva de la devaluación en marcha? ¿O los costos subirán y licuarán ese beneficio? 

- ¿​Cómo afectará esto a las paritarias? 

- Brasil cambió la meta en la década pasada y aún así la incumplió. ¿Qué pasa si se repite en la Argentina? 

- ¿La pérdida de credibilidad del Banco Central es relevante para la economía? ¿Está en duda el futuro de Sturzenegger, que tiene acuerdo del Senado? 

- ¿La independencia del BCRA era humo?