ECONOMIA ENCUESTA EXCLUSIVA

CEOs arman los planes para 2016 con el dólar entre $ 12 y $ 14

El 63% de los empresarios diseña sus presupuestos con un piso de devaluación del 30%. El 26% llega a estimarlo por encima de los $ 14. La inflación, alta, entre 20 y 40%.

Foto:Marcelo Aballay

Habrá devaluación. No es un pronóstico agorero, es lo que la mayoría de los empresarios está dando por descontado en el armado de sus planes de negocios para 2016, sea quien sea el sucesor de Cristina Kirchner. Así surge de un relevamiento exclusivo para PERFIL.
Si bien son pronósticos y expectativas, se convierten en números para los ejecutivos que desde agosto deben empezar a cerrar –y enviar a casas matrices en el caso de las multinacionales– las previsiones para el año próximo en la Argentina. Todo un desafío a casi cien días de un cambio de gobierno dominado por una gran incertidumbre: qué pasará con el tipo de cambio.
Vistage, que nuclea a cerca de mil dueños y CEOs de empresas de primera línea, realizó en exclusiva para PERFIL entre el lunes y el miércoles pasados una encuesta para conocer el precio del dólar que los directivos están incluyendo en sus business plans como promedio para 2016. Las respuestas de 115 ejecutivos de empresas grandes y medianas de la Argentina revelan que el 63% descuenta una devaluación de al menos 30% en su hoja de ruta para el año entrante, es decir, un tipo de cambio de $ 12 o por encima de esa cifra, partiendo del precio actual en las pizarras de $ 9,30.
Dentro de ese grupo, el 26% de los entrevistados fue más allá y armó el presupuesto con un tipo de cambio de $ 14,05 o superior a esa cifra. Es decir que este conjunto espera una devaluación de no menos de 51% desde el tipo de cambio actual.
Mientras que cerca del 6% prefirió no contestar, el 26% dijo que su presupuesto comprende un tipo de cambio de entre $ 10,05 y $ 12 (devaluación por debajo de 29%) y solamente 10% de los consultados aseguró que el dólar se mantendrá en torno a $ 10 en 2016. Es decir, en el valor que el consenso de los economistas espera para diciembre próximo y con un deslizamiento de apenas 7%.
En la campaña, la palabra “devaluación” es tabú entre los equipos económicos, que sin embargo coinciden en destacar que hay un “atraso cambiario” (los costos suben más que el tipo de cambio) que afecta las exportaciones. Los ejecutivos, en su mayoría, no les creen a los candidatos que dicen que no devaluarán. Aunque, por sus previsiones de inflación, queda de manifiesto que creen que será difícil que haya una ganancia de competitividad real: todos consideran que los precios subirán en forma parecida a un eventual salto cambiario.

Inflación. El nivel de suba de precios comprendido en los planes de las compañías fue el segundo tema de la consulta. Después de la experiencia del corrimiento del tipo de cambio a fines de enero de 2014 (23% en dos días), el aumento de los precios sufrió un impulso extra que derivó en un aumento total estimado por el Congreso de cerca de 38,5%, que licuó cualquier mejora en la competitividad externa.
De acuerdo con lo relevado por los legisladores, este año la suba interanual de precios a julio ya se acercaba al 28%, y con ese antecedente, el 65% de los encuestados supone que la inflación será igual o superior a 26% el año que viene. Vistage detalló que el 44% de los encuestados cree que se ubicará entre 26 y 30%, el 20% de los empresarios estimó que será entre 31 a 40%, y sólo el 2% espera una inflación de 41% o más.

Consejos. Alejo Canton, presidente de Vistage Argentina, apuntó que una de las principales recomendaciones para un CEO en contextos de incertidumbre económica y política es rodearse de buenos asesores, que los ayuden a anticipar los cambios y tomar las mejores decisiones. “Es importante poder acceder a la mirada de CEOs de otras industrias para escuchar cómo están y qué perspectivas tienen, para escuchar la realidad desde varios puntos de vista y sin filtros”, agregó.
¿Pueden los empresarios estar haciendo un cálculo que “sobreestime” variables para luego corregir “para mejor”? “Depende mucho del tipo de empresa, si local o multinacional, si chica o grande, si bien o mal financieramente. En general conviene asignar recursos de manera pesimista y trimestre a trimestre ir liberando fondos si el giro termina siendo mejor que lo esperado”.



Paola Quain