ECONOMIA ‘VIVIR CON LO NUESTRO’

CFK le dice que no a Goldman Sachs y busca ‘reservas puras’

PERFIL COMPLETO

Para fortalecer las reservas de dólares, el Gobierno se puso un límite. No aceptará líneas de ayuda financiera como la que ofrece Goldman Sachs al Banco Central, sino que la apuesta es sumar “reservas puras”, con un mecanismo más ‘ad hoc’: prorratear los pagos de las importaciones  energéticas para que impacten en los períodos de mayor ingreso de divisas.

Según confirmó a PERFIL una alta fuente del Gobierno, “estuvo en estudio la oferta del banco Goldman Sachs” para inyectar dólares en el ente monetario a cambio de bonos del Tesoro, en el mecanismo conocido como REPO. “Pero decidimos que no lo vamos a tomar, ni ésa oferta ni ninguna de todas las que nos trayeron”. ¿Por qué? “Porque no nos hace falta y si lo tomamos daríamos una señal de escasez que hoy no es real”, aseguró la fuente de diálogo cotidiano con la Presidenta.

Desde la devaluación que fijó el dólar en $ 8, el campo comenzó a liquidar divisas. Hoy vuelcan al mercado a razón de US$ 180 millones por días, según datos oficiales. Así, el ente monetario ha recuperado más de US$ 2.400 millones que, luego del fuerte descenso de los últimos años, son un respiro. El viernes, las reservas cerraron en US$ 28.326 millones. Una buena noticia para una gestión que las entiende como garantía de gobernabilidad hacia 2015.

Sin embargo, la conducción económica sostiene que no es momento de acumular reservas y llegar a US$ 30 mil millones hacia julio, como señala por ejemplo uno de los últimos reportes de Empiria, la consultora de ex funcionarios del Central. “Hay que limpiar el panorama, adelantar pagos de importaciones”, puntualizan en el Gobierno, y apuntan a llegar a diciembre a los US$ 29 mil millones. “Queremos reservas puras”, aseguran. Explican que por eso privilegiarán un mecanismo del tipo “financiamiento de proveedores”. Se irá haciendo coincidir el pago de las compras de energía con los períodos de mayor ingreso de divisas. Hoy es uno de esos momentos. Por eso en marzo y abril se pagaron sumas del orden de los US$ 1.500 millones por mes en concepto de importaciones de combustible.
Mientras el Ministerio de Economía trabaja para volver a los mercados de deuda tras cerrar con Repsol y avanzar con el Club de París, en el Central desestiman acudir a líneas del Banco Internacional de Basilea (BIS), que siempre dejaron a disposición del Gobierno unos US$ 3 mil millones para maquillar las reservas. Luego de un intento de los fondos buitre que litigan contra el país de ir por esos activos, se prefiere intentar una nueva versión del ‘vivir con lo nuestro’.



Jairo Straccia