ECONOMIA ESTRATEGIAS PARA LA AUSTERIDAD

Cómo protegerse de la inflación en la nueva versión de la economía K

Analistas de la City sugieren activos en pesos si se mantienen las tasas en alza y bonos en dólares si el Gobierno vuelve a los mercados. Los mejores fondos de inversión.

Foto:Abbate

Luego de años de fiesta de consumo, tipo de cambio previsible y bajas tasas de interés, el arranque de 2014 obliga a los ahorristas a repensar cómo invertir en el año del ajuste kirchnerista.

Hoy, en el mercado esperan que la cotización del dólar oficial se mantenga calma hasta la cosecha, pero la expectativa de que ese escenario se modifique después de junio obliga a quienes gestionan carteras de inversión a tener planes A, B o C.

Sumado a los cambios en la economía doméstica, los asesores también siguen de cerca cada una de las novedades sobre el proceso de “normalización” del frente exterior por el cual la Argentina busca abrirse camino para obtener financiamiento, pero a una tasa menor de la que debería convalidar si hoy colocara deuda en los mercados internacionales.

Con todo, las metas son altas. Los expertos buscan obtener el máximo rendimiento posible en dólares, ganarle (o al menos empatarle) a la inflación, y poder preservar los nervios de los clientes más conservadores.

Fin de la cosecha. Todos coinciden en que el dólar planchado y la tasa de interés alta se extenderían hasta fines de junio, ya que éste es un esquema que le permitiría al Banco Central llegar con tranquilidad para poder recomponer reservas.

En ese marco, los bonos en pesos ganan espacio en detrimento de los bonos dollar linked (que siguen la cotización de la divisa), pero lo cierto es que este modelo requiere seguir muy de cerca cada una de las cifras que el Estado difunda sobre la nueva inflación (el IPCNu), cuyo dato de febrero será anunciado el próximo lunes.

Consultados por PERFIL, en Maxinver señalaron que para inversiones de corto plazo –unos tres meses– se da mucha prioridad en la cartera a los títulos en pesos (ajustados por CER, como la tasa Badlar) en lugar de dollar linked.

Mariano Peretti, portfolio manager de la firma, justificó su inversión: “Es de esperar que el dólar oficial se mantenga estable en los próximos meses, con subas que no superen el 1,5% mensual, con lo cual, con Badlar en torno al 25% anual por lo menos en el mismo lapso, se supera el ritmo de devaluación”, dijo, y agregó: “Dentro de los bonos regidos por el Coeficiente de Estabilización de Referencia, les vemos valor a los bonos que, por encima de ese coeficiente, tienen un plus, como el Bocon 2024 (5%), el Discount en Pesos (7%) o el Par en Pesos (7,5%). Por lo tanto, con un piso de 25% para el CER, obtenemos en promedio 30 a 32% en pesos, similar a lo que están rindiendo los títulos con Badlar (30 a 31%)”.

En la misma línea, Rubén Pasquali, especialista de Mayoral, destacó el atractivo de los títulos en pesos (Bocon 2024 y Par en Pesos) y señaló que con una meta a junio, “los bonos tienen una ventaja por sobre las acciones” no sólo por el escenario macroeconómico local, sino también por la inestablidad de los mercados en el exterior.

Segundo semestre. La segunda mitad del año estará signada no sólo por las decisiones que tome el Gobierno sobre las principales variables macroeconómicas, sino también por los avances reales que se logren sobre lo temas pendientes como el acuerdo con el Club de París, el juicio de los holdouts y el resto de las causas no resueltas sobre inversiones en el Ciadi. 

Para entonces, los expertos preparan estrategias diversas basadas en un escenario optimista donde la Argentina tendría una buena performance y otra en la que no se logren los objetivos del Ministerio de Economía.

“Si hay una buena performance en el exterior, los potenciales de suba son importantes en los títulos en dólares como el Bonar 2017, especialmente los regidos por legislación extranjera, como los Discount y el Par con Ley de Nueva York”, apuntó Peretti.

Para los analistas, de no observarse buenos resultados para el Gobierno, los activos más interesantes pasarían a ser Letras del Banco Central (Lebacs), también las Letras provinciales y los cheques de pago diferido, todos instrumentos con buenas tasas y escasa volatilidad.

Ezequiel Asensio, economista y director de Balanz Capital, espera una volatilidad mayor a la del año pasado. “Creemos que los Fondos Comunes de Inversión serán un instrumento más propicio en este escenario porque ayudarán a los inversores a acceder a una mayor diversidad de activos con menores costos operativos”.

Para los más arriesgados, aconsejan el fondo Inversor Global Total Return, que busca maximizar rendimientos y tiene un mix de todos los instrumentos.

“Es un fondo que en 2012 estaba totalmente dolarizado y tuvo un rendimiento de 38%, y el año pasado presentó una ganancia de 39,65%, y en lo que va del año ganó cerca de 16%. Combina acciones y bonos ajustados por CER”, explicó Asensio.

Para los más conservadores, en cambio, proponen otro instrumento: Balanz Capital Renta Fija. “Tiene un claro objetivo, igualar o ganarle a la inflación real. En 2012 rindió 38% y en 2013 ganó 43%”, recordó el director de Balanz Capital.



Paola Quain