ECONOMIA

Compran casas en Miami vía Delaware

Como la AFIP controla a los propietarios en la Florida, escrituran en el paraíso fiscal.

PERFIL COMPLETO

Los argentinos siguen sacando dinero no declarado a través de la compra de inmuebles en Miami. La tendencia, que obligó a la AFIP a monitorear registros públicos de propietarios de viviendas en el estado de la Florida desde el año pasado, hoy tiene una nueva variante que ya puso en alerta al ente que encabeza Ricardo Echegaray: cada vez más casas que se compran en Miami se registran en Delaware, una especie de paraíso fiscal dentro de Estados Unidos.

En la Administración Federal de Ingresos Públicos  se encontraron con dos problemas tras empezar a relevar dueños de casas en la Florida: muchos de los supuestos propietarios de viviendas en Miami están registrados como “administradores” de un determinado domicilio o consorcio, una figura que no implica necesariamente que se trate de un dueño. Y por otro lado, el 90% de las nuevas adquisiciones de propiedades no se registra en la Florida, sino en Delaware, donde no se revelan datos de los dueños de los activos. Ese estado, ubicado a 200 kilómetros de Washington, aparece como uno de los lugares más oscuros en índices de secreto fiscal, como el de la ONG Tax Justice Network. Un dato: tiene 800 mil habitantes y 850 mil empresas registradas. La AFIP, que ya firmó más de cuarenta convenios bilaterales de información, intenta cerrar próximamente uno con Estados Unidos para poder pedir este tipo de datos en un mediano plazo. Con los controles vigentes, a marzo de este año hubo unos 1.800 contribuyentes que “rectificaron” propiedades no declaradas, por más de $ 5 mil millones, dijeron fuentes oficiales. Por otro lado, fuentes del organismo adelantaron que trabajan con el Banco Central para intervenir sobre las financieras que hacen las transferencias del dinero negro rumbo a inmuebles en Miami.

Desde la crisis hipotecaria, los precios de inmuebles en Estados Unidos cayeron hasta valores cercanos a los que se pagan en el barrio porteño de Almagro (US$ 1.500 el m2). Los sectores que generan excedentes comenzaron a adquirir propiedades como una forma de fugar divisas y resguardar ahorros. La última moda es la adquisición de propiedades que han sido rematadas durante el estallido de la burbuja y que hoy valen la mitad que antes de la crisis, o menos. Una casa de dos plantas en Palm Beach, a 30 minutos de Miami, puede salir US$ 75 mil, con lo que en la Ciudad no se compra ni un dos ambientes en Belgrano. Empresarios en la última semana encargaron a brokers comprar diez, sin elegirlos.

.



Jairo Straccia