ECONOMIA EL MIERCOLES SE PRESENTA EN EL INDEC


Con la vuelta del IPC, el Gobierno apunta a traccionar inversiones

PERFIL COMPLETO

A menos de una semana para la publicación del nuevo Indice de Precios al Consumidor (IPC), economistas y especialistas se mostraron cautelosos frente al dato que presentará el Indec, que busca recuperar la credibilidad tras la intervención en 2007 y después de haber desplazado, este mismo año, a Graciela Bevacqua para “apurar” la salida de la cifra de inflación.
El director del Indec, Jorge Todesca, sostuvo que el gobierno nacional “cumple estrictamente con el respeto a la independencia en la elaboración de las estadísticas públicas”. Para Todesca, “la confianza contribuye a un mejor análisis de los proyectos de inversión, tanto nacionales como extranjeros”.
“El Indec fue hasta 2007 un organismo profesional y confiable. La medición del IPC desde este mes estará hecha con criterios de profesionalidad, lo que otorgará credibilidad”, ponderó Daniel Artana, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). Consultado por el efecto en la actividad económica, Artana destacó que es una “necesidad” tener estadísticas confiables y dijo que es un “grano de arena más para alentar nuevas inversiones”.
El Indec “quedó manchado” y tendrá que “construir confianza” todos los meses, y para eso “deberá pagar un derecho de piso”, sostuvo el economista Martín Tetaz, especializado en Economía del Comportamiento y docente en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).
“Tener estadísticas es necesario para tomar decisiones, y esto es indispensable para el sector privado, porque la nebulosa en esta materia opera como un costo más para las inversiones, ya que implica que las estimaciones de los empresarios tengan un mayor margen de error”, evaluó Tetaz.
En este sentido, el responsable de la Dirección General de Estadística y Censos (DGEyC) de la Ciudad de Buenos Aires, José María Donati, recordó la “manipulación en la carga de datos” de la anterior gestión del Indec, que según él “no tenía ningún problema metodológico”.

Santiago Spaltro