ECONOMIA HUBO DEFICIT FINANCIERO DE $ 152 MILLONES

Con nueva metodología, Dujovne logró mostrar superávit primario en enero

Dejó de contabilizar las rentas del Banco Central y cambió el cómputo de los fondos de la Anses. Cayó el gasto en subsidios y se triplicaron las transferencias a las provincias.

ANUNCIO. El ministro presentó sus metas de déficit hasta 2019.
ANUNCIO. El ministro presentó sus metas de déficit hasta 2019. Foto:MARCELO ABALLAY
Con nueva metodología, el déficit financiero de las cuentas públicas –después del pago de intereses de deuda– creció a $ 5,556 millones, un 152% más que en enero contra el mismo mes del 2016 mientras que el resultado primario dejó un superávit de $ 3.587 millones, tres veces mayor al del año anterior.

El resultado primario mostró un cambio de tendencia, ya que en enero del 2016 había sido deficitario en $ 548 millones, según los datos oficiales. Los ingresos crecieron un 40% en enero mientras que el gasto creció 37,9%, de la mano de las prestaciones sociales (+89,7% asignaciones familiares y AUH) y planes sociales (+109,4%).
Un informe de Iaraf remarcó que en enero se gastó menos (-6,7%) que en igual mes de 2016 en concepto de subsidios: la transferencia por energía cayó un 23% interanual, mientras que el subsidio al transporte sólo fue un 2,4% superior al de hace un año atrás. Las transferencias a provincias, en tanto, se triplicaron.

El déficit financiero creció por el pago de intereses (+211,2%) por los servicios de deuda de los bonos Discount, emitidos en los canjes de 2005 y 2010.
A estos resultados se llegó con un cambio en la forma de contabilizar algunos factores que introdujo el equipo a cargo de Nicolás Dujovne y Rodrigo Pena en la Secretaría de Hacienda, aunque en el Gobierno aclararon que no se buscó “mejorar el resultado” sino “hacerlo más transparente”. Dujovne presentó el miércoles las metas trimestrales para darle “previsibilidad” a la rendición de cuentas. En el primer trimestre el déficit primario deberá ser del 0,6%; en el segundo pasará a 2%; en el tercer trimestre, a 3,2% y así, debería cerrar el año en 4,2%.

Para el 2017, se mantiene entonces la meta del resultado primario de 4,2% de déficit del Presupuesto que armó Alfonso Prat-Gay, mientras que el resultado financiero crece en 0,6 puntos a 5,8% del PBI. Ese salto, si bien implica un mayor déficit, es más bajo que el 7% que llegaron a estimar algunas consultoras. “Les estamos explicando la metodología porque registraban algunos gastos más pero no los ingresos”, indicaron fuentes oficiales.

Retoques. Los cambios de metodología incluyen que se dejen de contabilizar las rentas que el Banco Central le transfiere al Tesoro, que se compensen entre sí las rentas cobradas y pagadas dentro del sector público, y que se incluyan como ingresos las rentas generadas por activos privados que posee el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), la cartera de inversiones de la Anses.

En el caso de las utilidades del Central, en Hacienda sostienen que son contables y no realizadas, originadas en diferencias de cambio. Además, aseguran que esta metodología empeora 0,6% el resultado financiero. El neteo de las transferencias intra-sector público, el nuevo cálculo empeora el resultado primario de 2017 en 0,2% del PBI, lo que se compensa con el cómputo a favor de las rentas privadas del FGS, que se estima en un monto similar.

“Tenemos un compromiso irrenunciable con la reducción del déficit”, dijo Dujovne en conferencia de prensa. El objetivo es llegar a 3,2% en 2018 y 2,2% en 2019. El plan de ajuste contempla que no baje nominalmente el gasto pero que pierda peso ante un PBI más alto si se comprueba el crecimiento que prevé el Gobierno, que mantiene un 3,5% para este año.n