ECONOMIA SE ADAPTA EL ESTABLISHMENT

Con Rocca en ‘modo cambio’, Techint acerca técnicos por si gana Macri

El dueño de una de las mayores empresas del país salió a reclamar “menos Estado”. Altos cargos de la compañía se sumarían a un gobierno de la oposición. El rol de Betnaza.

PERFIL COMPLETO

Foto:Pablo Cuarterolo

Paolo Rocca mira al cielo, suspira y responde a PERFIL: “No tengo idea si puede haber gerentes de Techint en una gestión de Cambiemos”. Se sube al auto y se va del Hotel Hilton, donde acaba de lanzar su último discurso público durante la presidencia de Cristina Kirchner, con un mensaje de fin de ciclo: “Se ha pensado que quien crea  la riqueza es el Estado, pero la riqueza la deben generar los emprendedores, los privados”. Ademas, cuestionó el vínculo de los países de la región con China, un aliado clave para la Argentina. “Fue un pacto con el diablo, con exportación de commodities e importación de productos industriales”, cuestionó, y agregó: “Es un elemento de diseño económico, pero también político, porque alimentó un modelo
populista con rasgos autoritarios en Venezuela”.
Rocca está al frente de Techint, el coloso del acero y los tubos para el petróleo, golpeado por la caída de los precios del crudo, pero también por la creciente competencia de China en la región. Es una paradoja que Rocca vea ahora la llegada de un cambio de relación de la mano de Mauricio Macri, el hijo de Franco, uno de los mayores promotores de la inversión del dragón en América Latina. El candidato de Cambiemos, sin embargo, ha expresado que no abrirá las importaciones y que balanceará la relación con el mundo, hoy asiático-dependiente.
La sintonía del discurso de Rocca con los lineamientos del macrismo llegan en un momento de relación al menos estable entre el empresario y el dirigente del PRO. El único punto de contacto de los negocios de la T con Macri es a través de los contratos con Subterráneos de Buenos Aires. Hubo algunas desaveniencias con las obras de la Línea H, hoy superadas. Un asesor económico suele decir que a Macri “le rompe las pelotas el establishment, porque cree que no entiende de política”. Más allá de eso, el sector privado en general, y Techint en particular, se han convertido en una pata clave de su armado.
El actor central en este juego es Luis Betnaza, encargado de los asuntos públicos en el holding, operador directo de Rocca. De corazón radical y conocida cercanía con Ernesto Sanz –al punto de haber sido casi el único sponsor de su sueño presidencial– trabajó a destajo para conseguir el pacto de Gualeguaychú, entre el macrismo y la Unión Cívica Radical. Hasta fue quien llamó a Margarita Stolbizer para incorporarla a la alianza. Hoy, es el puente que acerca gerentes para una gestión futura de Cambiemos, si gana el 22 de noviembre. Mientras se hace tiempo para comer con amigos de la política, como en estos días con el ex SIDE Miguel Angel Toma, Betnaza considera que acuden a Techint porque es una reconocida escuela de management, que siempre pone a disposición expertos que estén o hayan pasado por la compañía.
Algunos contactos en busca de talentos para el armado del gabinete están a cargo del jefe de Gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta, aunque aseguran que no son exclusivos con Techint, sino con varias compañías. Es cierto que desde la Fundación Pensar, que conduce Francisco Cabrera, hay en las sombras un gabinete de CEOS, con figuras como Mario Quintana, de Farmacity, Gustavo Lopetegui, de LAN y también Javier Tizado, un hombre que hace 15 años dejó Techint.
Con Betnaza como uno de los headhunters corporativos, habría altos cargos de la compañía que podrían tener un rol en el área industrial de una administración Macri. Todo está por confirmarse y la demanda de profesionales se multiplicará si se cumplen las encuestas porque deberán armar tres gabinetes, entre la Nación, la Provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.
Rocca cierra una década de convivencia zigzagueante con el kirchnerismo: tuvo roces con el ministro de Economía, Axel Kicillof, director estatal en Siderar, y críticas cruzadas con Cristina Kirchner. Pero también usufructuó el tipo de cambio alto y la protección comercial (lo reconoció el miércoles, al decir que no a retrocedido el PBI industrial), al tiempo que el Gobierno se valió de sus inversiones para mostrar que el modelo no fue sólo soja, sino también
industria

Vuelve el libre comercio
Todavía no se sabe quién sucederá a Cristina Kirchner, pero las empresas estadounidenses ya buscan restablecer una agenda de libre comercio entre ambos países, algo impensado luego de que en 2005 Mar del Plata fuera epicentro del ‘No alALCA’. Tanto es así, que la última semana, una delegación de la US Chamber, la cámara de comercio estadounidense, visitó el país y mantuvo contactos con ambas fuerzas políticas con chances presidenciales. “Nosotros siempre estamos interesados en el libre comercio, y en el hemisferio tenemos 12 acuerdos con países, que gracias a ello enfrentan mejor la crisis, pero los tratados no deben verse como antes”, aseguró Jodi Bond, vicepresidente para las Americas de esa entidad, que volverá en junio a ver ya al nuevo presidente



Jairo Straccia