ECONOMIA ENTREVISTA A FRANCO MACRI

“Con una financiación pendiente, es difícil que los chinos te otorguen otra”

El histórico dirigente advierte que por el fracaso de otros convenios, peligra el plan oficial para conseguir ayuda de China. Culpa a las empresas por los cortes de luz.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Es el símbolo del empresariado que influyó sobre el poder entre los 60 y los 90. Hizo autopistas y represas, levantó la fábrica de Aluar en Puerto Madryn. Fue dueño de Fiat. Trajo los celulares al país con Movicom, manejó la recolección de residuos, armó Pago Fácil y controló el Correo.

Es también el padre del jefe de Gobierno porteño y candidato a presidente, Mauricio Macri, y un inesperado kirchnerista, convencido de que “hay un proyecto industrialista que no existía desde Arturo Frondizi”. Oficialmente dice estar retirado, y sólo se dedica desde su Macri Group a intermediar entre el gobierno de China y América latina. Ha sido designado Consejero Senior de Inversiones para la región. Acaba de publicar un libro, Charlas con mis nietos, para contar parte de esa experiencia.

—¿Cómo le explicaría a sus nietos este diciembre caliente con cortes de luz?
—He notado que había muchas indecisiones en el sector eléctrico. Los empresarios deberían haber ayudado mucho más a Néstor y Cristina Kirchner, haciendo sus propios negocios, pero no tan excluyentes de los intereses del país. En todos los ámbitos encontrás empresarios de los últimos veinte años que están metidos en todo. Los empresarios no han cambiado casi nada. Somos todo lo mismo.
—¿La tragedia de Once y la crisis eléctrica son más responsabilidad del sector privado que del Estado?
— Siempre ha sido más culpa de los empresarios. A Néstor lo vi y me dijo ‘en cinco años vamos a tener una crisis de trenes, ocúpese de eso’. Y yo me dediqué a eso, pero los empresarios argentinos me lo impidieron.
—Pero se entregaron subsidios sin control. Hay responsabilidad de ambas partes.
—Los empresarios no tenemos la culpa de todo, pero en esta etapa no hemos puesto nuestro granito de arena. Me incluyo porque soy empresario, pero mi conciencia me dice que hice todo lo posible.
—Ahora se busca apoyo de China para mejorar la entrada de dólares. ¿Cómo lo ve?
—En el reciente viaje de De Vido y Kicillof creo que han tenido mucha aceptación, pero hay que respetar las normas escritas y no escritas. China, si otorga un préstamo a un país, y ese país no lo usa, es difícil que dé otro préstamo. La presidenta firmó acuerdos por US$ 10 mil millones en 2010 y no se usó ni un dólar todavía.
—La empresa Electroingeniería, cercana al Gobierno, consiguió la confianza de un grupo chino y ganó las represas de Santa Cruz, pero no obtiene el financiamiento aún.
—Electroingeniería, de Gerardo Ferreyra, es una muy buena empresa. Pero teniendo una financiación pendiente es muy difícil que los chinos otorguen otra. Nadie ofertó financiamiento. Las normas son las normas.  Las relaciones políticas de China con Latinoamércia son totales. Pero la financiación responde a normas muy estrictas. No te dan un préstamo si tenés otorgados y sin usar US$ 10 mil millones.
—China puede ser un alivio, ¿pero a qué costo? ¿No hay riesgo de una invasión de productos?
—No es cierto. Ellos prestan a tasas bajas a medida que el país es confiable, a 20 años hasta al 5%. Y no obligan a nada. Para hacer el Belgrano Cargas, las obras civiles que es lo único que se puede hacer acá, las hacen empresas argentinas.
—Hay un intento oficial por relanzar el Ferrocarril Belgrano Cargas. Usted estuvo asociado con chinos y se retiró hace años.
—(El ex secretario de Transporte) Ricardo Jaime decidió romper ese acuerdo e impulsar la Sociedad Operadora de Emergencia (SOE), que es una reparadora de coches que viene desde la época de Carlos Menem, con los mismos empresarios. Lo peor de Jaime, aunque no soy quien para decirlo, es haber dado un apoyo demasiado excesivo a los empresarios locales, que son capaces, eficientes, pero hay que administrarlos. Acá hablamos de empresarios kirchneristas... pero el único nuevo debe ser el pobre (Lázaro) Báez, que ganó una fortuna que al lado de la fortuna de los anteriores deben ser centavos. No lo considero empresario.
—¿El empresario argentino crece sólo con favores del Estado?
—Las normas hay que respetarlas. No creo que haya en la Argentina un viva la pepa. Yo he nombrado a Báez porque es el único nuevo, porque a todos los demás los conozco desde que tenían pantalones cortos.
—¿Qué opina de Cristóbal López?
—No lo he seguido. Tuve una sola reunión hace años con él, porque me pareció que tenía interés en crecer como empresario. Lo invité a mi oficina a tomar un café y le expliqué el tema de los chinos.
—Usted hizo carrera como contratista del Estado. ¿Es un arte especial?
—¡Mentira total! Yo solamente he hecho grandes obras internacionales, con licitaciones internacionales, como la represa de Yacyretá, la autopista... No he estado dependiente del Estado para nada. Y el mayor proyecto que tuve fue la telefonía celular y todos sectores que no dependen del Estado.
—Su figura se asocia a Manliba, al Correo, empresas con una concesión del Estado...
—Nombraste las únicas... Hay cosas en cualquier país que las contrata sólo el Estado.
—Se le atribuye la frase de que “todo empresario tiene que ser oficialista”.
—Momentito. Todo eso es muy complejo. En las elecciones hay enfrentamiento político hasta que surge el ganador. Pero después el país lo apoya. Sin el apoyo del país nadie puede hacer nada. Hay que apoyar.

 

Tuitero a los 83

Nacido el 15 de abril de 1930 en Italia, Franco Macri hoy, en su casa de Barrio Parque, le teme sólo a aburrirse. Antes de partir hacia Punta del Este a pasar fin de año, habló con PERFIL en una entrevista nacida de un intercambio impensado hace meses: a través de mensajes directos por Twitter. Es que el creador de Socma desembarcó en la red social en octubre, con su cuenta @FrancoMacri y ya tiene 5.800 seguidores. “Me di cuenta que no se han olvidado de mí, y me gusta hablarle a las nuevas generaciones”, asegura, y lo vive como “estar actualizado”, como cuando trajo al país el negocio de la telefonía celular “y decían que el mercado no lo iba a aceptar”. “El Twitter de Mauricio no lo vi nunca”, revela, pese a que lo sigue junto a otras 58 personas. A @AntonitaMacri (Antonita Desvelada, un fake que ironiza sobre el jefe de Gobierno, no lo sigue, pero dice: “Le pega donde más le duele”.



Jairo Straccia