ECONOMIA EL NEGOCIO Y EL CAMBIO DE ROLES

Consultores al Estado: del análisis a la gestión

Al menos siete referentes del análisis económico ocupan cargos en el gobierno de Macri. Renuncias, licencias y cambios de nombre. Qué hacen ante posibles conflictos de intereses.

PERFIL COMPLETO

El desembarco de consultores económicos en los equipos de gobierno es un clásico de la política argentina. El tren ejecutivo del presidente Mauricio Macri lo ratifica con creces: al menos siete economistas reconocidos en el ambiente han dejado su trabajo de analistas  para sumarse a la gestión.
¿En qué se transforman las consultoras cuando su fundador se hace con un cargo público? Algunas quedan acéfalas, como es el caso de Finsoport, la consultora fundada por el director del Indec, Jorge Todesca, cuya actividad principal era disertar en eventos empresariales. “La discontinuidad en la elaboración del índice de inflación se decidió en noviembre. La consultora tiene aún trabajos especiales que se siguen haciendo, pero son sectoriales, y no relacionados con la coyuntura económica”, dijo el titular de estadísticas.
Tras su renuncia a Finsoport, Todesca vendió su propiedad a otros socios e incluso se estudia cerrarla tras culminar los compromisos anuales con clientes. No es el caso de Empiria, la firma fundada por Hernán Lacunza, hoy ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, retirado de la actividad privada desde hace un par de años, cuando había llegado a la gerencia del Banco Ciudad. En su lugar quedó su socio, Pedro Rabasa. “Lo único que cambia es que se generan vacíos de personal, que deben rellenarse”. Además, aclaró que Lacunza sólo está de licencia, de modo que pueda volver en otro momento.
En ambos espacios niegan la posibilidad de un conflicto de intereses y, más aún, de posible acceso a información privilegiada, dado que los clientes podrían pensar en aprovecharse del estrecho vínculo existente con el Estado y usarlo en su toma de decisiones. “Hay una separación total”,
sentenció Rabasa.
M&S Consultores, acrónimo que revela el apellido de dos gurúes reconocidos en la City, Melconian y Santangelo, cambió su nombre para destacar esa ruptura. El primero es presidente del Banco Nación, mientras que el segundo fundó recientemente Macroview, un estudio compuesto por 12 personas: “La relación es personal. El mito de que trabajar en el sector público genera más clientes hasta ahora es falso”.
Al respecto, en algunas consultoras piensan que los límites de trabajo entre lo privado y lo público se determinan según el rango del ejecutivo. “Si el rol puede afectar a su trabajo personal debe haber una separación total, pero en líneas generales, la gestión pública no genera más clientes, principalmente por las incompatibilidades y la absorción de tiempo. Lo que sí es cierto es que tras el paso por el gobierno se genera más renombre en el mercado”.

Más casos. Otro caso es el de Analytica, dirigida hasta enero por Ricardo Delgado, tras lo cual asumió como subsecretario de Coordinación de la Obra Pública Federal. La conducción del estudio quedó a cargo de Rodrigo Álvarez, quien manifestó que privilegian el trabajo de largo plazo, de modo que no resuelven decisiones coyunturales con sus clientes. “No se desean vínculos de tipo oportunista”.
La señal de ruptura que ha dado Economía & Regiones, la consultora fundada por el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, fue mantener el tono crítico. En un informe publicado a finales de enero admitieron que las medidas dirigidas a reducir el déficit fiscal y la inflación generarán un freno en la economía.
Desde la dirección de E&R, Diego Giacomini, sostuvo que Frigerio vendió su parte en 2013 cuando partió hacia el Banco Ciudad. Igual pasó con su sucesor, Alejandro Caldarelli, hoy secretario de Provincias: “Cuando alguien vende su auto, no lo maneja más”.



Luis Carias Toscano