ECONOMIA EN JUNIO LA CORTE HABIA AVALADO LA OPERATORIA

Crece el uso del ‘contado con liqui’ para pagar importaciones

Ante menos giros del Banco Central, se duplicó el número de empresas que consiguen divisas mediante la compra de bonos.

Desde que en junio de este año la Corte Suprema de Justicia confirmó que las operaciones de contado con liquidación son legales y desestimó un pedido de investigación de la Procelac, se duplicó –y más– la cantidad de empresas que se registraron para acceder así al pago de importaciones.
Además del visto bueno judicial, las mayores demoras del Banco Central para autorizar el giro de divisas del “mercado único y libre de cambios”, el MULC, que permite a las empresas acceder a dólares oficiales para el pago de compras en el exterior, impulsan el vuelco al “contado con liqui”. El aumento de la brecha entre el dólar paralelo y el oficial es otro de los factores que ayudaron a estabilizar lo que puede considerarse como un “desdoblamiento cambiario de facto”. Así, las firmas optan por acceder al dólar a partir de la compra de bonos y pagan más de 14,11 pesos por dólar (al cierre de ayer) en lugar de los casi $ 9,45 de la cotización oficial. “La diferencia implica pagar una multa por incumplimiento o perder un negocio en el exterior. De esta forma, se garantizan los dólares en lugar de esperar a que el Banco Central los habilite”, explicó Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior, que aseguró que se pasó de sesenta empresas que utilizaban esta práctica a unas 150 hoy. Para poder operar con el “dólar bolsa”, en tanto, es necesario tener la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) aprobada.
“Todos estos costos se trasladan a precios. De la misma forma que los costos de los amparos. En lugar de generar más competitividad, se están encareciendo los insumos”, agregó Ponce. Esta semana, en el marco del Día de la Exportación de la Cámara de Exportadores, se volvió a remarcar que el 80% de lo que se importa abastece a la industria.
La deuda del Banco Central con los importadores, según las últimas estimaciones, ronda los US$ 9 mil millones. De acuerdo con los últimos datos oficiales, de junio de este año, ascendía a US$ 8.100 millones. En cuanto a la aprobación de los permisos de importación que dependen de la Secretaría de Comercio, el presidente de la Cámara de Importadores, Diego Pérez Santisteban, aseguró que sigue siendo irregular. “Salvo salud, el resto de los rubros tiene muchas oscilaciones, y esto no permite establecer planes de negocios”.

Patricia Valli