ECONOMIA

Crece la mora y las familias se ‘declaran en convocatoria’

Expertos revelan que ya se elige qué factura pagar cada mes.

Foto:Cedoc
Las familias argentinas transitan un año con más deudas que el año pasado y, a mitad de 2014, la mochila se hace sentir. Con acuerdos de paritarias demorados para algunos sectores y una inflación que afectó a todos, los sueldos quedaron chicos para los mismos gastos, señalan expertos en recupero de incobrables.
“Hoy las familias están en concurso de acreedores, al punto que eligen qué facturas pagar cada mes. Luego de años de mucho consumo, por la caída del salario real hay hogares donde ya se elige qué factura pagar”, describe Sebastián Martínez, director comercial de Recsa Argentina, empresa líder en gestión de incobrabilidad y recupero de créditos.
Al respecto, fuentes de bancos privados señalaron que la cartera irregular de consumo de bancos públicos marca una tendencia al alza de 1,9% en enero a 1,94% en febrero, mientras que en las entidades privadas se pasó de 2,76 en el primer mes de 2014 a 2,94% en febrero en promedio. Dentro del último grupo, un directivo admitió: “Observamos una irregularidad creciente de las familias que supera el 4% en marzo”.
En este marco, Martínez subraya que con la medida oficial de esta semana –que establece que las tasas no podrán superar entre el 38,9 y 48,3% nominal anual para los préstamos personales, cuando hasta ahora llegaban al 100%– se abre una posibilidad para que las familias más comprometidas con deudas puedan “reordenar” sus finanzas y sugiere que en caso de tomar un crédito –una vez que los bancos adecuen las tasas a los nuevos límites–, ese dinero sea destinado al pago de deudas. “La medida de poner un tope a las tasas por parte del Gobierno me parece una medida acertada, pero más que producir una avalancha de créditos, va ayudar a frenar la mora”, apunta.
En las entidades más chicas del sistema, coinciden en el diagnóstico. Según señalaron, por un lado, una parte notable de la población “ya equipó su casa con los planes de cuotas” y no está dispuesta a convalidar tasas que, aun con los límites impuestos por el Central, consideran altas. Las expectativas de empleo serán otro factor que condicionará la demanda, “la caída de la actividad se traducirá en una actitud de cautela por parte de familias”, agregaron.
Según coincidieron las fuentes, el mayor alivio será para las familias que en los últimos meses comenzaron a pagar el saldo mínimo de la tarjeta de crédito, quedando cautivas de las elevadas tasas de refinanciación que en los bancos de primera línea se ubican entre 60 y 80% con planes de hasta tres años, que impedía resolver rápidamente su situación.
Las cifras oficiales señalan en marzo un nivel de endeudamiento de 2,5% para las familias, pero en el sector privado reconocen que “los bancos tienen mecanismos para reducir la mora antes de informar al Banco Central, como puede ser la conformación de fideicomisos financieros, y formas contables válidas, que hacen que las cifras oficiales estén por debajo de lo que vemos en nuestros libros”.

Paola Quain