ECONOMIA

Crece la sospecha de que el apagón fue un sabotaje

En seis minutos Edesur perdió 1.400 megavatios.  El informe de Cammesa.

PERFIL COMPLETO

Foto:DyN

Apenas minutos bastaron para ocasionar el histórico apagón que el miércoles pasado dejó sin luz a más de 3 millones de personas en Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Así surge del registro oficial y en tiempo real de los hechos –que en exclusiva revela PERFIL– realizado por Cammesa, el órgano estatal y privado que coordina el sector, y que alienta las sospechas del Gobierno y la empresa de que hubo un presunto sabotaje.

Para el Gobierno, existió "una mano negra" y lo denunció en la Justicia. De hecho, el viernes, a través de su abogada, Silvia Migone Díaz, también Edesur presentó un escrito en el juzgado para avalar que "se lleven a cabo todas las diligencias conducentes al esclarecimiento de este hecho que la damnifica". Fuentes de la firma controlada por la española Endesa, filial de la italiana Enel, aseguran que el motivo del corte fue "una doble falla en líneas de alta tensión de 220 que unen el corredor Bosques-Costanera". Sin más detalles.

Cammesa monitorea al instante la generación, el transporte y la demanda eléctrica y registra cualquier anomalía. Está bajo control del viceministro de Economía, Axel Kicillof, que prepara un plan de rescate para el sector. Los partes internos revelan una sucesión de hechos que sostienen la tesis oficial: el pico de demanda eléctrica, unos 20.426 megavatios (Mw), se produjo a las 15.10, cuando la interrupción del servicio comenzó a las 18.03. "A esa hora estábamos transportando la mitad de lo que podemos transportar", coinciden en la empresa. En seis minutos salieron de funcionamiento líneas de Edesur por un total de 1.400 Mw.

Lea la nota completa en la edición impresa del Diario PERFIL.



Nicolas Gandini / Jairo Straccia