ECONOMIA PRIMER HOGAR

Créditos bancarios: flexibilizan los requisitos para la vivienda

Según una nueva normativa del Banco Central ahora se puede comprar desde el pozo y quienes tengan boletos de compraventa se entreguen como garantía de los préstamos

Sturzenegger, titular del BCRA.
Sturzenegger, titular del BCRA. Foto:Télam

El Banco Central (BCRA) estableció que a partir de ahora, los bancos podrán tomar tanto los boletos de compra como las participaciones en fideicomisos como garantías de financiamiento para que quienes buscan su vivienda por primera vez puedan tener el camino a la casa propia con unos obstáculos menos. 

Esta nueva medida de la entidad bancaria no sólo facilitará que las desarrolladoras inmobiliarias accedan a préstamos bancarios para financiar sus proyectos (en ciudad de Buenos Aires hay 1800 edificios que están terminados pero no tienen el final de obra lo que hace imposible su escritura y venta con créditos bancarios), sino también a las personas que quieran comprar una vivienda que todavía no está en condiciones de ser escriturada o que apuesten a algún desarrollo desde el pozo, aportando mensualmente a algún fideicomiso.

Además, la norma del ayudaría a acelerar los plazos burocráticos que se dan continuamente entre la venta de la propiedad y la firma de la escritura. 

Aunque el BCRA la publicó el viernes pasado pero sin darle demasiada difusión, la normativa se venía trabajando desde el Gobierno en el marco de la mesa de diálogo que se abrió con los actores del sector de la construcción. 

"Se podrá financiar al desarrollador, al constructor que necesita financiamiento y después al inversor que quiere comprar desde el pozo y le falta la plata", aseguran los desde el sector.

Banco Nación. Desde el banco que conduce Javier González Fraga, que tiene una linea de creditos particular, aseguraron que la van a implementar. Desde el Gobierno esperan que el Provincia, el Ciudad y los bancos privados más activos en el negocio de hipotecas lo sigan.

La llegada de la normativa es vista con buenos ojos para las constructoras ya que estas, hasta el momento, se financian con las cuotas que mensualmente aportaban los compradores. Ahora, dicen, el constructor es quien pone y arriesga plata, con algo de financiamiento, y después vende las unidades terminadas.